Época Medieval

LA RELIGIÓN , SE IMPONE COMO FORMA DE PENSAR .

 


A pesar de que la nobleza visigoda practicaba el arrianismo, éste gozó de muy poca popularidad entre la población hispanorromana de la península, fiel en su mayoría a la doctrina católica romana. Desde la corona visigoda, específicamente en el año 587, el rey Recadero , ya convertido al catolicismo, trató de conciliar así mismo a la jerarquía religiosa arriana con la católica, pero con poco éxito. Finalmente, se impuso la opción católica por la fuerza, desposeyendo a la iglesia arriana de sus bienes en favor de su antagonista.

 COMIENZA UN NUEVO PERIODO : LA CONQUISTA ISLÁMICA

Año 711: Tras la muerte del rey Witiza, los nobles y obispos de la península eligen por rey a Roderico (conocido en la historia por don Rodrigo), duque dela Bética. Los hijos de Witiza querían por rey a Aquila, duque dela Tarraconense, por lo que pactan con los árabes a través de Don Julián, conde de Ceuta. Roderico, que estaba por entonces luchando contra un levantamiento de los vascones, al enterarse de la invasión árabe acude con su ejército. Pierde en la batalla de Guadalete debido a deslealtad de los witizanos. Con su muerte, y con el grueso del ejército godo derrotado, los árabes se animan a continuar con la lucha. Tarik conquista Toledo y llega hasta León; Muza conquista Sevilla y llega hasta Mérida (712). Posteriormente unirían sus fuerzas para tomar Zargoza , después en el año 1031 se fragmenta el califato cordobés, formándose numerosos reinos de taifas enemistados entre sí.

LA RECONQUISTA

 

 

En el año  722 un destacamento musulmán es vencido por un grupo de cristianos refugiados en los bosques de Covadonga (Asturias) en la batalla homónima. Don Pelayo, probablemente noble godo, es nombrado rey, la primera corte se establece en Cangas de Onís, donde Pelayo muere en 737 , y dos años después (739), su yerno Alfonso I, hijo de Pedro de Cantabria, aprovechando las luchas entre árabes y bereberes, da nuevo impulso a la reconquista llegando hasta la Rioja y el Duero;  pero no tiene posibilidad de repoblar, por lo que queda un amplio desierto estratégico, tierra de nadie en la meseta norte y entre los años 718 y 1230 se forman los principales , y estratégicos , pero a la vez también importantes reinos de Asturias, Navarra, León, Galicia,Portugal, Aragón y Castilla, y en el año 1037 muere Bermudo III, rey de León, en el campo de batalla contra su cuñado, Fernando I. Al no tener descendencia Bermudo III, su cuñado considera que es el sucesor y por lo tanto unifica el Reino de León y el Condado de Castilla, y en el año 1054 Fernando I lucha contra su hermano García Sánchez III de Nájera, rey de Navarra, en la Batalla de Atapuerca, muriendo también el monarca navarro y anexionándose entre otras la comarca de los montes de Oca, cerca de la ciudad de Burgos.

LA RECONQUISTA II

 

Fallecido Fernando I, ocurrida en 1065, el Condado de Castilla se convierte en reino, que hereda el primogénito Sancho II; Alfonso VIhereda el de León y Sancho II es asesinado en 1072 y su hermano accede al trono de Castilla, siendo el primer monarca de ambos reinos. A su muerte le sucedió en el trono su hija Urraca. Ésta se casó, en segundas nupcias, con Alfonso I de Aragón, pero al no lograr la unificación de los reinos y debido a los grandes enfrentamientos de clases entre los dos reinos, Alfonso I repudió a Urraca en 1114, lo que agudizó los enfrentamientos entre los reinos. Si bien el papa Pascual II había anulado el matrimonio anteriormente, habían seguido juntos hasta esa fecha. Urraca también tuvo que enfrentarse a su hijo, Rey de Galicia, fruto de su primer matrimonio, para hacer valer sus derechos sobre ese reino, y a su muerte éste le sucede como Alfonso VII. Alfonso VII consigue anexionarse territorios de los reinos de Navarra y Aragón (aprovechando la debilidad de estos reinos desde que se escindieron a la muerte de Alfonso I de Aragón). Renuncia su derecho a la conquista de la costa mediterránea a favor de la nueva unión de Aragón y el Condado de Barcelona (que se produce con el matrimonio de Petronila y Ramón Berenguer IV). En su testamento vuelve a la tradición real de la división de sus reinos entre sus hijos. Otra vez se rompe la unión entre León y Castilla, siendo Fernando II rey de León y Sancho III rey de Castilla y para finalizar este perido en 1230 se produce la definitiva unión entre León y Castilla (con algún paréntesis posterior de poca relevancia), cuando Fernando III el Santo recibe de su madre Berenguela en 1217 el Reino de Castilla y, tras la muerte de su padre Alfonso IX en 1230, acuerda con las herederas de éste, Sancha y Dulce, la transferencia de León en la Concordia de Benavente.[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/ci2jTnI2qqk" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

CONCLUSIÓN

 

Finalmente lo generoso en repartimiento no dió por de pronto el resultado que Fernando III se propuso de poblar rápidamente de cristianos la ciudad, ya que muchos de los que obtuvieron casas y otras propiedades las abandonaron y volvieron a sus lugares de origen, por lo que hubo necesidad, en 1255 y 1263 bajo el reinado de Alfonso X, de volver a hacer un nuevo reparto de todo lo abandonado y de lo que anteriormente no había sido repartido, y aún sobraron casas y heredades para darles a los Monasterio de San Isidoro de León, Roncesvalles y Santa María de Rocamador, amén de los grandes territorios que la corona se reservó y de los que dio a Sevilla y a su Iglesia.

 

2 Responses to Época Medieval

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *