Escrito por Ivana Eric el 11 de diciembre, 2011

El Duque de Alba nació en 1507 y falleció en 1582, lo que le dio la oportunidad de conocer a dos grandes reyes de España: Carlos I y Felipe II. Fue un general muy importante en su época. Tenia el privilegio de tener bajo su responsabilidad muchos gobiernos como por ejemplo el ducado de Milán en los años 1555-1556 o el reino de Nápoles desde 1556 y 1558. El general mostraba sus habilidades en muchas batallas, como por ejemplo, en la conocida Jornada de Túnez donde Carlos I quería por todos modos tomar este territorio a Barbarroja. El rey obtuvo ayuda de los tercios y aunque fueron recién creados, el enfrentamiento se convirtió en un éxito para los españoles. Túnez podía ser anexado a la monarquía hispánica. Otra batalla importante en la que el Duque de Alba dejaba sus huellas, es la batalla de Mühlberg en el año 1547. En esta lucha, se enfrentaron Carlos V y la Liga de Esmalcalda que fue compuesta por una liga de príncipes protestantes. Otra vez, el monarca español consiguió la victoria El Duque de Alba insistió mucho en la disciplina que fue una norma importante en la época. El militar mandaba los soldados de los Tercios cuando estaban en Flandes. Se mostraba con rigurosa conducta, caracteriza que exigía de sus soldados. No soportaba la indisciplina y en el caso que se producía, castigaba a sus soldados.