Escrito por Ivana Eric el 11 de diciembre, 2011

El capitán se consideraba como el más reputado y el más deseado del ejército. Cada buen soldado que estaba respetado, tenia el deseo de ser capitán algún día. La reputación que se atribuía al capitán muestra una buena idea de su importancia. Proviene del honroso recuerdo de los grandes capitanes del principio del siglo XVI. En este siglo se destaca el famoso Gonzalo de Córdoba que obtuvo el titulo del Gran Capitán. Existían dos maneras para alcanzar este nivel superior. En el caso de una leva de soldados, el consejo de guerra optaba a los capitanes. Sin embargo, en el caso que habría que cubrir una vacante de capitán en el ejército adecuado, los capitanes generales tenían el derecho de hacerlo. Una caracteriza esencial que los capitanes elegidos necesitaban cumplir era la integridad. Un capitán necesitaba ser hábil y distinguirse de los demás en su quehacer cotidiano. Además, tenia que ser razonable, fuerte y valiente. La experiencia era también otra particularidad que necesitaba tener y eso en todas las especialidades militares, pero particularmente en arcabuceria. Para que se pudieran ejecutar ordenes justas, era importante conocer los derechos y los deberes de cada hombre bajo su control. En suma, necesitaba poseer muchas cualidades especificas para ser un gran capitán respetado.