Escrito por Ivana Eric el 11 de diciembre, 2011

Los Reyes Católicos comprendían pronto que el mar podría ofrecerles la posibilidad de extenderse geográficamente y la ocasión de enriquecer sus reinos. Es una vez que se terminó la conquista de Granada que el mar comenzó a obtener un valor significativo porque esta victoria les empujó a prolongar su conquista. Se mostró el comienzo de una formación política internacional. La importancia del mar se caracterizaba por la dominación del mediterráneo, el interés africano, y entre todos la expansión atlántica. Las dos coronas se dividieron el labor en su política exterior: Castilla se ocupó de la expansión atlántico-africana que incluyera el imperio americano. Se destaca también su presencia en el mar del norte que fue crucial para el comercio de la lana. La aportación de Aragón se encentraba en los extremos del mediterráneo: la parte oriental se ocupó de la ofensiva turca y la parte occidental afrontó la inestabilidad política de Italia. Crecía una consolidación de poder marítimo entre las dos coronas. La unión se reafirmará con el rey Carlos I.