Escrito por Ivana Eric el 11 de diciembre, 2011

Gracias a los documentos históricos, estamos en condiciones de percibir las tropas del Gran Capitán. Se sabe que había un total de 3.042 infantes. Además, hay 600 de caballería, donde encontramos 300 hombres de armas y 300 ginetes. En la categoría de infantería se cuentan unos 750 espingarderos. Estos representan menos del 1/3. Sin embargo, un número considerable de las armas de tiro, los ballesteros se cuentan de manera conjunta con los lanceros. Lo que quiere decir, 2.059 hombres. Es evidente que la agrupación de armas de fuego y de tiro forman parte de más de un 1/3 del efectivo. Desde 1497 a 1500, se tenia en cuenta de la experiencia adquirida en la campaña de Italia que tuvo lugar entre 1495-1496. En Italia apareció por primera vez soldados que aceptaron el combatir a pie. Después, en el siglo XVI, se puede notar a muchos nobles españoles que hacían lo mismo en las filas secretas de los Tericos. La artillería fue compuesta de 27 hombres, de los cuales hay 8 artilleros, 17 tiradores y 2 carpinteros de obras. Sin embargo, los archivos de Simancas muestran la existencia de 183 piezas con la clasificación siguiente :

Numero de las piezas

clase

7

Canones

43

Pasavolantes

8 Ribadoquines
28 San Migueles
5 San Cristobales
3 San Martines
69 Lombardas
10 Grandes lombardas

La expedición poseyó 55 barcos, donde se estima que 3 eran galeras, 3 carracas, 29 naos, 19 carabelas y 4 tafureas. Se calcula que el total de las tripulaciones alcanzaba unos 4.000 hombres. Esta armada tenia que juntarse con la flota veneciana para combatir contra los turcos que se acercaban a Morea y amenazaban a Italia. Era un buen motivo para preparar la previsible guerra contra Francia que ocurrió porque ambos rivales estaban conscientes de la utilidad del reino de Nápoles.