Home » El resto de la vida

El resto de la vida

 

«- Es mejor que acabes de subir el cerro solo, porque todo el resto de tu vida te espera al otro lado.

– Eso me sonó muy portentoso, pero vi una pequeña falacia en él y sonreí de mi perspicacia. “Seguramente que mi vida me espera en cualquier parte que yo vaya desde aquí, solo o no”.

– El hombre de color cacao sonrió también, aunque irónicamente. “Sí, a tu edad esperan muchas clases de vida. Puedes ir en la dirección que escojas. Puedes ir solo o acompañado. Los compañeros quizás caminarán contigo una distancia larga o corta. Pero al final de tu vida, no importa cuán llenos hayan estado tus caminos y tus días, habrás tenido que aprender lo que otros aprenden. Será entonces demasiado tarde para comenzar de nuevo, demasiado tarde para todo, excepto el remordimiento. Así es que apréndelo en este momento. Ningún hombre ha vivido jamás más que una vida y esa ha sido escogida por él mismo  y la mayor parte la vive solo…”» (117)

Gary Jennings, Azteca.