Archive for the 'Revelaciones' Category

Escribir

Escribir supone ponerse en el lugar de un personaje, en el lugar del otro. La operación ayuda a buscar ilusiones, pero sirve sobre todo, cuando uno se esfuerza en llegar hasta el final, para comprender la realidad. (186) Luis García Montero, No me cuentes tu vida.

Noche y día

  No es amor el sentimiento que no arrasa. ¿Brinda acaso un tizón el calor de una hoguera? Noche y día, y durante el resto de su vida, el verdadero amante se consume de dolor y de placer. Omar Khayyam, Rubayyat.  

Antídoto

  «Mantenerse ocupado, febrilmente ocupado, es uno de sus antídotos contra la enfermedad de la melancolía desatada…» (257) Fernando Marías, Todo el amor y casi toda la muerte.  

Satori

  «El satori es el concepto budista zen del despertar súbito, la comprensión de la vida tal como es. No surge como consecuencia de la meditación o el pensamiento consciente, sino que se presenta con el susurro de la brisa, el chisporroteo de la llama o la caída de una hoja.» (15) Don Wislow, Satori.  

Salida

  «Nicholai oyó la voz de Kishikawa: “Si no tienes opciones, es honroso aceptar tu encierro, aunque también podrías pensar en el seppuku. De todos modos, tienes opciones.”. ¿Cuáles? Nikko, tienes que encontrarlas. Examina el go-kang. Si estás atrapado y no encuentras camino de salida, créalo.» (266) Don Winslow, Satori.  

A veces ocurre algo

  «…Sin embargo, a veces ocurre algo. Sólo algunas veces, muy pocas. Produce tanto miedo que muy pocos lo pueden soportar. La mayoría desea que pase cuanto antes, que se termine esa experiencia, se sienten perturbados, la realidad en directo produce angustia y dolor, nadie puede soportarla durante mucho tiempo. La gente prefiere recordarla a vivir en ella. Luego unos
Read more…

Ocasiones

  «Es inútil indagar en las ocasiones frustradas. Nunca se sabe si te has salvado de la muerte o si te has perdido la auténtica vida.» (66) Margaret Mazzantini, Nadie se salva solo.  

Todo es nada

  «Todo es nada, todo es a lo sumo tiempo que fluye». Fernando Marías, Todo el amor y casi toda la muerte.

Sueños

  «…y por entonces pocos imaginaban que nada es tan limitado como un sueño que se cumple.» (226) Ángeles Mastretta, Mal de amores.

Errores

  «…no habría dicho nada al respecto, pero daba la impresión de tener una cajita escondida en la que iba guardando los errores y excesos que él cometía, y que el día que estuviera llena haría las maletas y se largaría. Sin previo aviso.» (329) Asa Larsson, Sangre derramada.  

Realidad y representación

  «No son las cosas mismas las que nos hacen felices o desgraciados, sino sólo la idea que tenemos de ellas, y las falsas certezas de las que nos jactamos. (…) No son las cosas ni los hechos reales los que marcan la diferencia entre nuestra felicidad o nuestra desgracia sino sólo las representaciones que nos propone nuestra vacilante conciencia.
Read more…

Aguarda

  «Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda. Respira con la confiada profundidad con que respiraste el día que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga: aguarda y aguarda más aún. Quédate quieta, en silencio, y escucha a tu corazón.
Read more…

Derechos humanos en casa

  La cultura del terror «La extorsión, el insulto, la amenaza, el coscorrón, la bofetada, la paliza, el azote, el cuarto oscuro, la ducha helada, el ayuno obligatorio, la comida obligatoria, la prohibición de salir, la prohibición de decir lo que se piensa, la prohibición de hacer lo que se siente y la humillación pública son algunos de los métodos
Read more…

Haiku

  «Era un haiku. Tres versos, escritos con un pincel grueso que hacía que pareciera un dibujo más que un texto. Unos trazos en negro tan delicados y expresivos como la sombra de una mariposa. – ¿Tanto misterio para un poema? – Mi madre dice que los haikus son algo más que poemas. Cada uno es una emoción que aparece
Read more…

Peligro

  Tan imposible es incendiar el mar como convencer al hombre de que la felicidad es peligrosa. Reconoce, empero, que al menor choque es fatal al ánfora colmada y deja intacta el ánfora vacía. Omar Khayyam, Rubaiyat.