El Duque de Calabria y la llegada de la Biblioteca al San Miguel de los Reyes

MARTÍ FERRANDO, Josep. La Biblioteca Real llega a Valencia: Fernando de Aragón, duque de Calabria. En: San Miguel de los Reyes: de Biblioteca Real a la Biblioteca de Valencia. 2ª Ed. Valencia: Biblioteca Valenciana, 2001. p. 45-72. ISBN: 84-482-2875-8.

En esta parte de la obra sobre la Biblioteca Napolitana y su estancia en el monasterio de San Miguel de los Reyes, se hace un recorrido sobre toda la vida del Duque de Calabria.

Aquí solo expondremos los datos más interesantes para poder comprenderla, ya que Fernando de Aragón tuvo un papel fundamental en el destino de la Biblioteca Real.

Nació en 1488 en Italia y fue hijo de Federico de Aragón e Isabel de Nápoles, cosa que le convertía en bisnieto de Alfonso V el Magnánimo. Su padre fue coronado rey de Nápoles, cosa que le convertía en el sucesor del trono, pero fue desheredado de sus derechos sobre el trono napolitano por Fernando el Católico, ya que este quería hacerse con su poder. Para ello, éste le ofreció al Duque de Calabria un matrimonio con Catalina de Aragón, para así intentar mantenerle lejos de Nápoles y evitar que accediera al trono. Finalmente el Duque abandonó en un principio sus pretensiones de reinar Nápoles y se instaló en Barcelona, ya que Fernando el Católico, como recompensa, le convirtió en lugarteniente general de Cataluña.

Los problemas con el Rey aumentaron cuando éste, al morir Isabel la Católica, se casó con Germana de Foix. Parece ser que Fernando de Aragón y la futura mujer del Rey Católico mantuvieron un romance mientras ésta se encontraba en Cataluña. A los pocos días el Duque de Calabria intentó huir, pero fue apresado y encarcelado en el castillo de Játiva.

Este escándalo no podía ser conocido ya que no sería bien visto, por ello fue escondido, aunque era un secreto a voces que la nueva residencia del Duque estaba constantemente vigilada por hombres del Rey Católico. A pesar de ello, éste se vio obligado a conceder al Duque todo lo que quería en su “prisión”. Entre las cosas que pidió se encontraba su Biblioteca, formada por una de las mejores colecciones de impresos y manuscritos del siglo XVI, así, durante su encarcelamiento, se dedicó plenamente a sus libros y a su colección de música, también esencial. Tras la muerte del Rey Fernando el Católico y su encarcelamiento, el Duque se casó con Germana de Foix, viuda del Rey. Tras la boda, fueron nombrados virreyes de Valencia, lugar que se convirtió, gracias Fernando de Aragón, en uno de los centros culturales de su tiempo. Fue muy importante en toda Europa la Capilla musical del Duque, ya que en ella se encontraban los compositores más destacados de su tiempo. Además, la Biblioteca fue creciendo en número desde 1536, momento en el que el virrey valenciano se dedicó a intentar reunir los libros que pertenecieron a la Biblioteca de Alfonso V y que se encontraban dispersos por España e Italia. Tras la muerte del Duque de Calabria en 1550, todos los volúmenes de su colección pasaron a ser propiedad del monasterio de San Miguel de los Reyes, ya que murió sin descendencia. Así, se abre una nueva etapa de la Biblioteca, que seguía conteniendo una riqueza cultural espectacular.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *