La Biblioteca y su sede

CAMPS GARCÍA, Concha. La biblioteca y su sede: De San Bernat de Rascanya a San Miguel de los Reyes. En: San Miguel de los Reyes: de Biblioteca Real a la Biblioteca de Valencia. 2ª Ed. Valencia: Biblioteca Valenciana, 2001. p.161-186. ISBN: 84-482-2875-8.

Lo que en la actualidad se conoce como el antiguo monasterio de San Miguel de los Reyes es una obra arquitectónica de gran complejidad en la que además de un monasterio jerónimo también fue una alquería islámica, un presidio y un monasterio cisterciense.

En primer lugar esta fundación monástica perteneció a la orden del cister entre los años 1371-1545 y recibía el nombre de Sant Bernat de Rascanya, sus dimensiones eran más reducidas que en el momento del monasterio jerónimo, como cita el cronista Sigüenza, era “un monasterio pequeño con una huerta pequeña”.

Después a la muerte de Germana de Foix, esposa del duque de Calabria, este siguiendo la voluntad de su difunta esposa instala realiza las gestiones necesarias para instalar en el monasterio la orden de los jerónimos suprimiendo la anterior orden cistercense. El nuevo monasterio pasa a conocerse como San Miguel de los Reyes.La orden de San Jerónimo permanece en el convento desde 1546 hasta 1835 cuando se produce una exclaustración definitiva por la que el monasterio y todos sus bienes pasan a manos del estado.

Hasta la instalación del presidio en 1874, San Miguel de los Reyes atraviesa una etapa llena de vicisitudes , en un primer momento el estado  utiliza las instalaciones como alojamiento provisional de militares retirados a la espera de saber su destino,y posteriormente como fábrica de seda; hasta que las protestas de particulares hacen que el estado lo saque a subasta pública. Su nuevo propietario tenia la intención de demolerlo y vender sus bienes pero este proceso fue frenado y después de esto fue utilizado, como antes hemos nombrado como presidio hasta 1966, a partir de  cuya  fecha sirvió como colegio y como almacén de embargos y finalmente a partir de los años noventa empezó su restauración y puesta en valor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *