elmediterraneo on enero 4th, 2011

Enrique II, rey de Francia, perteneciente a la Casa de Valois, nació en Saint Germain en Laye el 31 de marzo de 1519 y murió el 10 de julio de 1559 en París. Heredó el trono de su padre, Francisco I, en 1547, y continuó su política de lucha contra el poder de los Habsburgo; para ello no dudó en fortalecer la alianza francesa con los turcos y en aliarse con los príncipes protestantes rebeldes del Imperio. En el interior de su reino, combatió contra los protestantes franceses (los hugonotes).

Las victorias que obtuvo inicialmente contra Carlos V llevaron a firmar la tregua de los cinco años (1556), que el propio Enrique rompió al año siguiente, dividida ya la herencia de los Habsburgo entre Felipe II de España y Fernando I de Austria. Derrotado por los españoles en la batalla de San Quintín (1557) y Gravelinas (1558), tuvo que firmar la Paz de Cateau-Cambrésis (1559), por la que Francia perdía parte de sus conquistas en el norte y en el este, Córcega, Monferrato, Saboya y Piamonte, y renunciaba a intervenir en Italia. Frente al otro enemigo exterior, Inglaterra, Enrique consiguió avances más duraderos, como la recuperación de Boulogne (1552) y de Calais (1558).

En lo referente a lo interior, el reinado de Enrique II se caracterizó por un reforzamiento del poder real, con la institución del Consejo de los Negocios, cuatro Secretarías de Estado y nuevos tribunales provinciales. Llevó la lucha contra los hugonotes hasta el punto de decretar la pena de muerte para quienes practicaran clandestinamente el culto calvinista. Su matrimonio con Catalina de Médicis le proporcionó diez hijos, tres de los cuales se sucederían en el Trono de Francia (Francisco II, Carlos IX y Enrique III), tras la crisis desencadenada al morir por heridas recibidas en un torneo.

elmediterraneo on enero 4th, 2011

En este documental se explica como era cada uno de los monarcas, a la vez que se exponen las relaciones que existieron entre ellos mientras vivieron, es decir, guerras y las consencuencias de ellas.

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/m4zbp1EDguI" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/g4vmljfIE74" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/8JV4ZKt-4rI" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

  [kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/NbxTMXZCYno" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/hgdJrifkqvU" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

elmediterraneo on enero 4th, 2011

Francisco I, rey de Francia, nació el 12 de septiembre de 1494 en Cognac y murió en Rambouillet el 31 de marzo de 1547. Era hijo del duque de Angulema, heredó el Trono en 1515 de su primo Luis XII, con cuya hija estaba casado. Fue un príncipe típico del Renacimiento: gran deportista, aficionado a la caza y a los torneos, pero también protector de intelectuales y artistas: fundó el Colegio de Francia (1530) e introdujo en aquel país la cultura renacentista italiana (atrayendo a hombres como Leonardo da Vinci).

Con él adquirió importancia la corte como espacio de poder: un lugar marcado por el lujo y la generosidad del rey (que gravaron pesadamente las finanzas de la Monarquía), en donde se concentraba una nobleza ávida de influencia política, pero alejada de toda tentación de autonomía. Allí actuaban los favoritos en los que Francisco delegó sucesivamente el ejercicio cotidiano del poder (Bonnivet, Chabot y Ana de Montmorency), los miembros de la familia real (fundamentalmente la hermana de Francisco, Margarita de Angulema, y su madre, Luisa de Saboya) y las amantes reales (la condesa de Châteaubriand, la duquesa de Étampes, Diana de Poitiers…) que ejercieron igualmente una gran influencia sobre los asuntos de gobierno.

En torno a este foco de poder, Francisco reforzó la centralización administrativa y la unificación de la Monarquía. La Ordenanza de Villers-Cotterêts (1539) implantó el francés como lengua oficial en lugar del latín. En asuntos religiosos, en cambio, Francisco demostró cierta indiferencia, aunque reprimió los primeros brotes protestantes mientras necesitó la ayuda financiera de la Iglesia.

La política exterior de Francisco I estuvo marcada por el enfrentamiento con los Habsburgo, cuyos territorios rodeaban a los de la monarquía francesa. Continuó la lucha por la hegemonía en Italia, que heredó de sus predecesores en el Trono, iniciándola con buen pie por su victoria sobre los suizos en Marignan (1515), que le hizo dueño del Milanesado.

Posteriormente sostuvo cuatro guerras contra el emperador Carlos V:

La primera (1521 – 1526), motivada por disputas territoriales en Italia y Navarra, se saldó con la derrota de Pavía, que llevó a Francisco, prisionero en Madrid, a concluir una paz desventajosa, cuyas condiciones rompería una vez puesto en libertad.

En la segunda guerra (1526 – 1529), Francisco reunió la Liga de Cognac o Liga Clementina (con Venecia, Florencia, Milán, Inglaterra y el papa Clemente VII); tras el saqueo de Roma por Carlos V, Francisco tuvo que renunciar a intervenir en Italia por la Paz de Cambray o «de las damas».

La tercera guerra (1536 – 1538) estalló a raíz de la anexión de Milán por Carlos V, a la que respondió Francisco, aliado con los protestantes alemanes, invadiendo Saboya, hasta que ambos firmaron la Tregua de Niza.

En la cuarta guerra (1542 – 1544), Francisco consiguió la alianza del Imperio Turco, Suecia y Dinamarca, mientras que Carlos obtenía la de Enrique VIII de Inglaterra. El avance de las tropas imperiales llegó a amenazar París, pero fue detenido en la batalla de Cerisoles y permitió firmar la Paz de Crépy. Su hijo y sucesor Enrique II tuvo que continuar el enfrentamiento, tanto contra Carlos V como contra Felipe II.

elmediterraneo on enero 4th, 2011
El Palacio de Topkapí fue residencia principal de los sultanes del imperio otomano y sede de su gobierno desde 1465 hasta 1853.  La construcción del Palacio se inició en 1459 por orden del Sultán Mehmet II el Conquistador, que había tomado Constantinopla (hoy Estambul) seis años antes. El palacio se terminó en 1465.

Está formado por varios edificios situados en torno a 4 patios a los que se accede a traves de grandes portales. Tras el establecimiento de la República turca en 1923, el Palacio de Topkapi fue renovado y transformado en museo. Como todos los grandes palacios, tiene cámaras del tesoro para exhibir el botín acumulado por el Imperio. Actualmente, en su interior se puede admirar el museo de Antigüedades, donde se encuentra el famoso sarcófago de Alejandro, el museo del Antiguo Oriente, el museo de la cerámica turca, el museo de Santa Irene y el museo de Arte turco e islámico, que contiene en la actualidad una magnífica colección de cerámicas, miniaturas, objetos de metal y algunas de las alfombras más antiguas del mundo.

El Palacio de Topkapi es considerado como uno de los más grandes obras musulmanas de su género y hoy en día se ha convertido en uno de los monumentos más admirados de Estambul.

elmediterraneo on enero 4th, 2011

Este vídeo explica brevemente la composición del Imperio Otomano.

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/TAiIDfdGcnM" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

elmediterraneo on enero 4th, 2011

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/SPRecjnRO4Y" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

elmediterraneo on enero 4th, 2011

Solimán el Magnifico nació en 1495 y llegó a ser sultán en 1520. Convirtió al imperio turco en un rico y vasto dominio musulmán sunita que abarcaba tres continentes.

Los europeos le llamaron Solimán el Magnífico debido al esplendor de su corte y a sus victorias militares en Europa. Éstas incluían una serie de campañas en las que capturó Belgrado, en Yugoslavia, y expulsó a los caballeros cruzados de San Juan de la isla de Rodas en 1522. Obtuvo su mayor victoria en Mohacs, Hungría, en 1526; su asedio de Viena amenazó el corazón de Europa y en 1538 se apoderó de la ciudad sagrada de La Meca. Mientras tanto, la flota turca, bajo las órdenes del pirata Barbarroja (Khayr ad-Din Pasha), atacaba y asolaba las costas de España, Italia y Grecia

Solimán muere, cansado y enfermo, el 6 de septiembre de 1566, a la edad de 71 años. Durante los 45 años de su reinado comandó personalmente trece campañas, diez en Europa, y tres en Asia. Fue un hombre que llevó al imperio otomano a su máxima extensión y que se convirtió en el más grande y famoso de los sultanes: Solimán «El Magnífico».

elmediterraneo on enero 4th, 2011

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/1Q_HT8-tqcU" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

elmediterraneo on enero 4th, 2011

 

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/VVjqYN1W3z4" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

* Batalla de San Quintín (1557):

Enmarcada en las guerras italianas. Felipe II de España se enfrentó a Enrique II de Francia tras la invasión por parte de este último del reino de Nápoles. Tras varias ofensivas, el 10 de agosto de 1557 España logró una decisiva victoria en la ciudad de San Quintín (Francia).

elmediterraneo on enero 3rd, 2011

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/irMdW5B971I" width="425" height="350" wmode="transparent" /]