elmediterraneo on enero 3rd, 2011

Felipe II de España, llamado el Prudente (1527-98), fue rey de España desde 1556 hasta 1598. A causa de la abdicación de su padre Carlos I subió al trono en 1556. La duración del reinado de Carlos I permitió al infante Felipe la adquisición de una sólida formación, una buena educación y hasta experiencias de gobierno.

Cuando tuvo edad de estudio se encargó de su tutoría el comendador mayor de Castilla, Juan de Zuñiga, y de formarle intelectualmente el catedrático salmantino Juan Martínez Silíceo. Cuando tenía doce años quedó huérfano de madre, lo que contribuyó a acentuar su carácter introvertido. Como príncipe, comenzó muy pronto a ser peón de las conveniencias políticas por lo que casó en 1543 con su prima María de Portugal; en 1554, con la reina María de Inglaterra; en 1559, con Isabel, hija del rey de Francia, y en 1570, con su prima Ana María, hija del emperador Maximiliano II, que fue madre de su sucesor Felipe III.

Sostuvo las guerras de Flandes y Francia (batalla de San Quintín, 1557). Durante su reinado tuvieron lugar, también, la batalla de Lepanto, que destruyó el poder marítimo de los turcos en el Mediterráneo; el desastre de la Armada invencible; el suplicio de Lanuza, justicia mayor de Aragón (con el cercenamiento de las libertades aragonesas), por haber amparado a Antonio Pérez; los progresos en la conquista de América, el descubrimiento y conquista de las islas Filipinas, la sublevación de las Alpujarras, la promulgación de las leyes para Indias, la conquista de Portugal (que quedó incorporado a la corona de España), y el traslado de la corte desde Toledo a Madrid.

Sin embargo, económicamente la política de Felipe II embarcada en un elevado gasto militar, manteniendo ejércitos en diversos puntos de Europa y el Mediterráneo, resultó desastrosa, llegándose a verdaderas bancarrotas, a pesar del continuo flujo de plata americana y del aumento de impuestos, responsable esto último de la despoblación rural castellana. Fue gran defensor del catolicismo y de la contrarreforma.

elmediterraneo on enero 3rd, 2011

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/VnKKSkaB9y0" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

elmediterraneo on enero 3rd, 2011

Carlos I de España y V de Alemania (1500-1558) fue rey de España de 1516 a 1556 y emperador desde 1519, tras ser coronado por el papa Clemente VII. Era nieto por línea paterna del emperador Maximiliano I de Austria y de María de Borgoña, y de los Reyes Católicos por la materna, sus padres fueron Felipe el Hermoso y Juana la Loca. El inmenso poder de este soberano se origina en la vasta herencia que recibió. De su padre Felipe de Borgoña había heredado los Países Bajos y el Franco Condado; de su madre Juana, el trono de Castilla y las posesiones en América; de su abuelo Fernando de Aragón, la corona de Aragón-Cataluña, que incluía Sicilia, Cerdeña, Nápoles y ciertas plazas avanzadas en el norte de África; como nieto del emperador Maximiliano, era heredero de los dominios de los Habsburgo en Austria, Tirol y la parte sur de Alemania.

En este mapa se pueden ver los territorios heredados por Carlos I de España y V de Alemania.

 

elmediterraneo on enero 3rd, 2011

Breve vídeo sobre la herencia de Carlos I de España.

 

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/cFWuMJwHFAI" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

Vídeo explicativo sobre la herencia de Carlos y cómo estaba distribuida Europa en su época.

 

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/zkHffvvN4Ps" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

elmediterraneo on enero 3rd, 2011

Carlos I de España y V de Alemania, nació en 1500 y murió en el monasterio de Yuste en 1558. Fue rey de España de 1516 a 1556 y emperador de Alemania de 1519 a 1556. Era hijo de Felipe I el Hermoso y Juana la Loca, de Castilla. Nieto de Maximiliano I de Austria y de los Reyes Católicos, pudo reunir una extraordinaria herencia: Borgoña, Países Bajos, Corona de Aragón y sus posesiones mediterráneas, Castilla y sus dominios en América y finalmente Austria y el derecho a la corona imperial.

En 1526 contrajo matrimonio con la infanta portuguesa Isabel. Su reinado fue una lucha continua con objeto de conseguir la implantación de su hegemonía en Europa, pero su absolutismo chocó contra los privilegios de los príncipes alemanes y contra el estado nacional francés y fracasó en su empeño de restaurar el imperio universal de la Edad Media.

Los inicios de su reinado en la península Ibérica fueron difíciles, puesto que tuvo que sofocar las revueltas de las Germanías (1519 – 1523) en la Corona de Aragón y de las Comunidades (1520-  1521) en Castilla. Organizó todos sus reinos de acuerdo con las leyes y costumbres de cada uno, como entes autónomos, unidos tan sólo por el hecho de tener un mismo soberano. Tuvo que luchar, además, contra la oposición ofrecida por los turcos otomanos, dirigidos por Solimán el Magnífico, y la tenaz resistencia de la Reforma rápidamente extendida por el norte de Europa.

La tradicional rivalidad existente entre Francia y la casa de Habsburgo dio lugar a cuatro largas guerras entre Francisco I y Carlos V y una quinta entre el emperador y Enrique II de Francia. A lo largo de estas guerras tuvieron lugar la victoria imperial en Pavía (1525), el saqueo de Roma (1527) por las tropas imperiales y las paces de Madrid (1526), Cambray (1529) y de Crepy (1544).

El avance continuo de los turcos por la península Balcánica y sus incursiones por el Mediterráneo le impidieron centrar su atención en Alemania y detener el progreso del luteranismo. A pesar de que obtuvo la victoria de Mülhlberg (1547), se vio obligado a firmar la paz de Augbsburgo (1555), que establecía el principio cuius regio eius religio, que significaba la división religiosa de Europa. Al mismo tiempo, los conquistadores españoles hacían grandes progresos en América, descubriendo y ocupando un inmenso imperio. Pero las contrariedades determinaron su abdicación (1556) en favor de su hijo Felipe II (al que cedió las posesiones españolas) y de su hermano Fernando I (al que cedió el título imperial) y se retiró al monasterio de Yuste, donde murió.

elmediterraneo on enero 3rd, 2011

Juana I de Castilla, conocida como Juana la Loca nació en Toledo el 6 de noviembre de 1479 y murió en Tordesillas el 12 de abril de 1555. Fue reina de Castilla de 1504 a 1555, pero desde 1506 no ejerció ningún poder efectivo y a partir de 1509 vivió encerrada en Tordesillas, primero por orden de su padre Fernando el Católico y después por orden de su hijo el emperador Carlos V.

Juana I de Castilla era la tercera hija de los Reyes Católicos, que la casaron con el archiduque austriaco Felipe el Hermoso (1496).

La muerte de sus hermanos mayores y de un sobrino la convirtieron en heredera de las Coronas de Castilla y Aragón desde 1500. El mismo año en que fue jurada como heredera por las Cortes de Castilla (1502) empezó a manifestársele una enfermedad mental, determinada según algunos por la infidelidad de su marido, hacia quien sentía un amor apasionado.

Al morir Isabel la Católica, Juana I y Felipe I fueron proclamados reyes de Castilla (1504); pero, dada la locura de la reina, se acordó que gobernarían conjuntamente en Castilla su marido y su padre el rey de Aragón, Fernando el Católico. Las malas relaciones entre el yerno (apoyado por la nobleza castellana) y el suegro hicieron que éste renunciara al poder en Castilla para evitar un enfrentamiento armado (1506). Pero aquel mismo año murió el rey Felipe, recuperando don Fernando la regencia en Castilla en nombre del hijo de Juana y Felipe (el futuro Carlos I de España y V de Alemania).

La demencia de la reina se agravó, permaneciendo recluida en Tordesillas desde 1509 hasta su muerte. En 1516 murió Fernando el Católico y Carlos I fue proclamado rey de Castilla y de Aragón, de modo que doña Juana no llegó a suceder a su padre en la Corona aragonesa; pero nunca fue declarada incapaz por las Cortes castellanas ni se le retiró el título de reina.

 

Felipe I de Castilla, conocido como el Hermoso (1478 – 1506). Fue soberano de los Países Bajos (1482 – 1506), rey de Castilla y León (1504 – 1506). Era hijo del Emperador Maximiliano I de Austria y María de Borgoña.

Se casó en 1496 con la infanta Juana, hija y heredera de los Reyes Católicos, tras un pacto matrimonial realizado por el padre de Felipe en el marco de la llamada Liga Santa, que pretendía el aislamiento de Francia frente a sus intentos de hegemonía en Italia.

A la muerte de la reina Isabel (1504) se trasladó a Castilla, donde fue coronado rey, introduciendo de esta forma en España la casa de los Habsburgo. Fue padre de los infantes Carlos (futuro Carlos I de España) y Fernando.

Las infidelidades de Felipe hicieron que Juana entrara en una locura enfermiza de amor, que aumentó cuando su marido murió en 1506 en Burgos, al parecer por haber bebido abundante agua helada después de un esfuerzo jugando a los bolos, pero algunos afirmaron que fue por un envenenamiento de su suegro o debido a la peste.

El apelativo de “el hermoso” se lo dio el rey Luís XII de Francia en 1501, cuando recibió a Felipe y a Juana en Blois, camino de la coronación en Castilla; la exclamación de Luís XII al verle fue “vemos aquí a un hermoso príncipe”, que le quedaría como una seña de identidad en la historia.

elmediterraneo on diciembre 29th, 2010

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/I1mE8i18zQQ" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

elmediterraneo on diciembre 29th, 2010

Isabel l de Castilla , La Católica, primogénita de Juan II de Castilla e Isabel de Portugal, nació en Madrigal de las Altas Torres en 1451 y falleció en Medina del Campo en 1504. Fue reina de Castilla entre 1474 y 1504.

Los hechos más notables de su reinado fueron la conquista del reino de Granada, el descubrimiento de América, la expulsión de los judíos y la anexión del reino de Navarra (ya muerta la reina).

En el ámbito privado, Isabel fue madre de cinco hijos: Isabel, reina de Portugal; Juan, muerto antes de suceder a sus padres; Juana, reina de Castilla tras la muerte de su madre, fue apodada La loca; María, esposa del viudo de su hermana Isabel y por tanto reina de Portugal; Catalina, reina de Inglaterra por su matrimonio con Enrique VIII quien la repudió, dando lugar a la importante escisión de la religión católica.

 A pesar de que la reina había diseñado los matrimonios de sus hijos como una perfecta cadena en la que cada eslabón, es decir, cada hijo, era parte de una estudiada política exterior de intentar frenar a Francia, el otro gran reino europeo. Por una u otra causa, este intento fracasó, entre otras cosas porque el marido de su hija Juana, Felipe el Hermoso, pactó con los franceses.

En cuanto a su tiempo, Isabel fue una mujer educada en un exquisito ambiente, fue preparada en diversas materias, era además piadosa, inteligente, introvertida pero determinativa. Llegó a juntar una biblioteca que muestra su profunda preocupación por el Conocimiento y el Saber. Así lo trasladó a su hijo, de quien tuvo especial cuidado en su educación, y a sus hijas, a las que educó por encima de lo que entonces era normal para las mujeres.

Los últimos años de la Reina fueron tristes, fueron años en los que, con la muerte de sus hijos varones, vio como la dinastía Trastámara, a la que pertenecía, se extinguía. Estaba también cansada, preocupada por todo lo que había conseguido en esos años. A partir de entonces y de forma casi inocente, la casa de Austria comenzó a ser quien reinase en España. Pero Isabel no lo vería puesto que murió el 26 de noviembre de 1504 en Medina del Campo, asolada por la pena.

En su testamento nombraba a su hija Juana como su sucesora pero poco después su muerte Juana fue encerrada y declarada loca. El reino pasó a manos de su padre, Fernando y más tarde a su marido Felipe, el Hermoso. Poco después, el reino, esta vez unido con Aragón, pasó a manos de Carlos I, hijo de Juana y Felipe, nieto de los Reyes Católicos. Fue él quien por fin trajo la estabilidad y la unidad a las tierras de Isabel y Fernando, tal como su abuela, la tan querida Católica, Isabel, había deseado.

 

Fernando II de Aragón, futuro Fernando el Católico, nació 10 de mayo de 1452 en la localidad zaragozana de Sos, conocida hoy como Sos del Rey Católico.

Fernando II de Aragón (Sos del Rey Católico, 1452 – Madrigalejo, 1516) fue uno de los más importantes monarcas de la Historia de España, y junto a su esposa Isabel la Católica es conocido comunmente como “el Católico”.

Era hijo de Juan II de Aragón (1398-1479) y Juana Enríquez (1425-1468), fue designado sucesor del trono aragonés tras la muerte de su hermanastro Carlos de Viana en 1461, cargo que no alcanzó hasta 1479, y que retuvo hasta su muerte en 1516. También fue rey consorte de Castilla hasta 1504, cuando murió su esposa Isabel, y desde 1507, con la muerte de su yerno Felipe el Hermoso y tras encerrar a su hija, Juana, en Tordesillas a causa de su estado mental, Fernando fue regente en solitario de Castilla y rey de Aragón, hasta su muerte en 1516. A partir de ahí se abría entonces otro período de regencia bajo el control del cardenal Cisneros, hasta la mayoría de edad del nieto del rey Católico, Carlos de Gante, que llegó a España en 1520.

Fernando tuvo muy pronto contacto con las intrigas cortesanas de la familia Trastámara. Por aquel entonces, la Corona Aragonesa incluía no sólo Aragón, Cataluña, Valencia y las Islas Baleares, sino también el Rosellón, Sicilia y Cerdeña. Desempeñó diversos cargos y dignidades durante su juventud, como la de Rey de Sicilia desde 1468. Siendo aún muy joven, tomó parte activa en la guerra civil catalana que enfrentó a la nobleza y al campesinado durante los años desde 1462 hasta 1472 (Guerra de los Remensas). En el escenario catalán, el heredero de Juan II tuvo contacto con la guerra y se habituó a sus usos, lo que en el futuro le sería muy ventajoso.

elmediterraneo on diciembre 29th, 2010

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/C_aG3asFiGE" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

La Ruta de la seda era una red de rutas comerciales entre Asia y Europa que se extendía desde Chang’an (actualmente Xi’an) en China, Antioquía en Siria y Constantinopla (actualmente Estambúl, Turquía) a las puertas de Europa y que llegaba hasta los reinos hispánicos en el siglo XV.

El término “Ruta de la seda” fue creado por el geógrafo alemán Ferdinand Freiherr von Richthofen, quien lo introdujo en su obra Viejas y nuevas aproximaciones a la Ruta de la seda, en 1877. Debe su nombre a la mercancía más prestigiosa que circulaba en ella, la seda, cuya elaboración era un secreto que sólo los chinos conocían.

Entre los productos que transitaban estas rutas: piedras y metales preciosos, telas de lana o de lino, ámbar, marfil, laca, especias, vidrio, materiales manufacturados, coral, etc.

En este vídeo se expone brevemente el porqué de los matrimonios y la relacción existente con la Política Exterior.

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/1FY40SD7H9Q" width="425" height="350" wmode="transparent" /]