Enrique IV el Impotente

Otro sitio más de blogsUA

Archive for the ‘Juana la Beltraneja’ tag

El problema dinástico

without comments

El problema dinástico es simple. En teoría, tenían que reinar por vía constitucional Enrique IV (hijo de Juan II de Castilla), luego sus hijos (Juana ‘la Beltraneja”); y a falta Alfonso, su hermanastro (hijo de Juan de Castilla de un segundo enlace) o a sus hijos; y a falta, Isabel (hermana de Alfonso) o a sus hijos.

Juana, apodada Juana la Beltraneja (hija de Enrique IV), fue proclamada ilegítima por razones políticas (porque los bandos nobiliarios opuestos al monarca prefieren defender a Alfonso para manejarlo mejor) y fue descalificada para la corona de Castilla.

Al morir Alfonso en 1468, la nobleza opuesta a Enrique IV defiende esta vez las pretensiones de Isabel contra doña Juana. El nuevo rey Alfonso era considerado como un títere por el marqués de Villena y no fue aceptado por una gran parte del país. La situación degenero en disturbios que duraron hasta la muerte de Alfonso y el sometimiento de su hermana Isabel a la autoridad de Enrique. A continuación, el marqués de Villena y sus aliados rompieron con Isabel. Y al morir Enrique IV en 1474, decidieron apoyar a Juana como heredera al trono. Así que, es a partir de aquí cuando estallo la Guerra de Sucesión (que durara hasta 1479).

Luego, asistimos a la unión de Isabel con Fernando; es como si fuera una alianza mediterránea. Se destaca el despecho del monarca de Portugal que deseaba una unión con Castilla porque el equilibrio de fuerzas entre Castilla y Aragón amenazaba directamente Portugal. Entonces, Alfonso V de Portugal se casa con Juana e invade Castilla en 1474. Y este mismo año, es decir en 1474, Enrique IV fallece e Isabel enseguida se autoproclama reina de Castilla para adelantar a Juana (heredera legitima a la corona). Cabe señalar que todo eso ocurre dentro de la cronología de acceso al poder de los Reyes Católicos y que Isabel reinara de 1474 hasta 1504.

Written by marionbalenci

diciembre 8th, 2012 at 4:53 pm

1476: Victoria castellana en Toro

without comments

La guerra de sucesión entre Isabel la Católica y Juana la Beltraneja tiene una serie de elementos que hacen de ella un conflicto de gran interés. En primer lugar, supone el enfrentamiento entre la nobleza y el rey, la nobleza quiere tratar de conservar sus privilegios. Por otro lado, se trata de un enfrentamiento entre algunas de las más importantes familias nobles castellanas, que quieren apoderarse del poder de la monarquía. Pero sobre todo, es un enfrentamiento entre Portugal y Castilla, con una acusada guerra en cuanto a los limotes de las fronteras. La batalla de Toro tiene lugar el 1 de marzo de 1476, en la pradera de Peleagonzalo, a las puertas de Toro. Es un episodio de escasa relevancia militar e importante repercusión política. Ademas, cabe decir que la batalla de Toro pone fin al intento de Alfonso V de Portugal de ser nombrado Rey de Castilla, y deja vía libre a la consolidación como reina de Isabel la Católica, esposa de Fernando el Católico, rey de Aragón desde 1479.

En diciembre de 1474 muere Enrique IV de Castilla e inmediatamente Isabel se autoproclama Reina. La princesa Juana “la Beltraneja” también pretende el trono de Castilla, y recibe el apoyo de algunos pocos pero muy importantes nobles castellanos y de Alfonso V de Portugal. Alfonso V invade España con su ejército en mayo de 1475, se desposa con Juana y se proclaman reyes de España en Plasencia. El enfrentamiento en Toro hace que Alfonso V abandone la lucha por la corona y se vuelva a Portugal. La nobleza castellana rebelde se tiene que someter a Isabel.

Los enfrentamientos militares entre los ejércitos portugueses e isabelinos no son especialmente fuertes, salvo el de la batalla de Toro. Durante los diez meses en que el ejército portugués esta en España subiendo desde Extremadura hasta Toro, sus enfrentamientos con el ejército castellano fueron fundamentalmente de posiciones, de ocupación de plazas estratégicas como Burgos, o de ganar posiciones ante la nobleza. Es decir que es más un juego de estrategia que un enfrentamiento con armas.

Luego, el 4 de diciembre de 1475 se levanta la ciudad contra los portugueses y Fernando ocupa la ciudad y sitia al castillo. El 13 de febrero Alfonso V sale de Toro y rodea a Fernando en Zamora. Alfonso de Aragón llega a Zamora de Burgos y rodea a su vez a Alfonso V.

El 1 de marzo, Alfonso V abandona el sitio de Zamora y se vuelve a Toro. Le persigue Fernando y ambos ejércitos se encuentran a la entrada de Toro y combaten. La vanguardia de Fernando alcanzó a la retaguardia de los portugueses, mandada por Juan, príncipe heredero de Portugal y le causó daños, y sobre todo le impidió que pudieran atravesar ordenadamente el pequeño puente sobre el río Duero que da acceso a Toro, obligando a los portugueses a darse la vuelta y ponerse en posición de combate. Sea la victoria de las armas de uno o del otro, la partida había terminado con triunfo castellano pues Alfonso V no volvió a plantar batalla y en junio se vuelve definitivamente a Portugal.

Written by marionbalenci

diciembre 8th, 2012 at 3:41 pm

Polémica de la impotencia del rey y de la inseminación artificial

without comments

Juan II caso a su hijo con quince anos con Blanca II de Navarra, pero fue un matrimonio falso. Enrique IV no tiene descendencia. En 1453, le echa la culpa a su mujer diciéndole que le había lanzado un hechizo. Enrique repudia a su esposa. Ofendida, Blanca proclama que no ha sido por su culpa, sino por la de su marido, que no ha podido consumar el matrimonio. O más bien, ¿es el rey impotente? Los médicos dicen que su esposa todavía es virgen y que él tiene un miembro viril inservible para poder realizar un acto sexual. Por eso le llamaron “Enrique IV el Impotente”. Entonces, la Santa Sede acepta esta disculpa y cancela el matrimonio.

Luego, se casa con Juana de Portugal. En 1462, tiene una hija: Juana. A partir de aquí, los rumores crecen y hay muchas polémicas. Se dicen muchas cosas: unos dicen que la tiene gracias a una técnica de inseminación artificial, otras fuentes dicen que la reina fue inseminada por un cortesano. La nobleza pensó que si Juana llegara a ser reina, Portugal invadiría la península. Así que, los nobles quieren impedir que Juana sea la reina y piensan que el mejor candidato seria Alfonso, el hermanastro de Enrique IV. Entonces, los nobles empiezan una campana.

Además de estas dos polémicas y después del debate sobre la sexualidad de Enrique IV, podemos notar otro debate sobre la salud del rey: se destacan varios diagnósticos además de su posible impotencia (caracteres psicopatológicos, litiasis renal crónica…).

Written by marionbalenci

diciembre 8th, 2012 at 2:49 pm