Home » Control de ciudades y villas. Los Corregidores.

Control de ciudades y villas. Los Corregidores.

La lucha por el poder entre el rey  y la nobleza, tuvo su reflejo en las ciudades y villas donde la oligarquía local estaba dividida en bandos, cada uno de los cuales, se adhirió a una u otra de las parcialidades nobiliarias para defender los intereses de su grupo y conservar el poder. A esto,  se añadían los conflictos locales, es decir,  peleas, muertes, inseguridad de los caminos por estar infectados de malechores, abusos de todo tipo, etc. , que sólo una fuerte autoridad central podía solucionar. Surgió así la figura del corregidor, un  representante del poder real en villas y ciudades, cuyos orígenes se sitúan en el reinado de Alfonso XI, aunque no se generalizó e institucionalizó hasta los años de Enrique III, Juan II y Enrique IV.

Al nombramiento de los corregidores se opondrían  los nobles y los dirigentes urbanos, que temían ver recortadas sus atribuciones y poder, pues la  figura del corregidor era un símbolo del poder monárquico, manifestado igualmente en el nombramiento real de regidores, alguaciles, jueces y escribanos, contra los usos y costumbres de los concejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *