Obra

La obra de Erasmo de Rotterdam es una muestra clara de las características de la corriente humanista y de la importancia e influencia del renacimiento en Europa.

La primera obra publicada por Erasmo fue la de los “Adagios” (Adagiorum collectanea), en 1500, una colección de 800 proverbios recogidos de diferentes obras de autores clásicos, que le dieron una popular muy importante. Con el paso de los años se fueron introduciendo hasta 4.250 proverbios. (En una de las entradas de este blog se recogen los más conocidos).

En 1503 Erasmo publica el primero de sus libros más importantes: el “Enchiridion militiis christiani” (“Manual del soldado cristiano”, llamado a veces “La daga de Cristo”). En este pequeño volumen Erasmo explica los principales aspectos de la vida cristiana, que luego pasaría el resto de su vida desarrollando y profundizando. La clave de todo, dice en el libro, es la sinceridad. El mal se oculta dentro del formalismo, dentro del respeto ciego por la tradición, dentro del consumo innecesario, dentro de las organizaciones que se niegan a cambiar, pero nunca en la enseñanza de Cristo.

Durante su estancia en Inglaterra comienza un estudio profundo de los libros del Nuevo Testamento, para preparar una nueva edición en traducción latina. Publicada por Johann Froben en Basilea en 1516, la versión erasmiana de esos libros hizo que se profundizaran los estudios bíblicos durante el proceso de la reforma protestante. De hecho, en esta nueva traducción se basó Martín Lutero para llevar a cabo su trascendental estudio científico de la Biblia, del cual sacaría el fundamento para sus ideas posteriores. Por eso el trabajo de Erasmo tuvo consecuencias históricas que continúan hasta el día de hoy y se le encuentra en la misma génesis del protestantismo y de las nuevas iglesias cristianas.

 

La traducción que Erasmo hizo de la Biblia es la base de la versión inglesa, conocida como “Biblia King James” (lit. “del Rey Santiago”, a veces llamada “del Rey Jaime”). Tiene la virtud de representar la primera aproximación desde tiempos de la versión de la Vulgata de un académico para traducir con certeza el contenido de la Biblia. En un gesto que suele interpretarse como de profunda ironía, Erasmo dedicó su versión de la Biblia al papa León X, que representaba todo lo que el escritor odiaba en la Iglesia y el Estado.

Apenas publicado el texto, Erasmo acometió de inmediato la escritura de su sorprendente “Paráfrasis del Nuevo Testamento”, la que en varios tomos y en un lenguaje sencillo y popular, pone al alcance de cualquiera que sepa leer los contenidos completos de los Evangelios, profundizando con precisión incluso en sus ideas más complejas. El impacto de la obra de Erasmo, a pesar de estar escrito en latín, fue enorme en la sociedad renacentista y, por ello, de inmediato se tradujo a todas las lenguas vulgares de los países europeos. A Erasmo le gustaron y agradeció estas traducciones, porque comprendía que pondrían su obra al alcance de muchísima gente, algo que nunca podría lograr el original en lengua latina.

En tres ocasiones (1499, 1505-1506 y 1509-1514) visitó Inglaterra, donde trabó amistad con J. Colet y con T. Moro, en cuya casa escribió su desenfadado e irónico Elogio de la locura (1511),  antes de enseñar teología y griego en Cambridge.

Erasmo también publicó ejercicios en latín para uso de los escolares “Coloquios”, así como una gran cantidad de ediciones de textos antiguos de Platón, Pausanias, Plauto, Séneca, Plutarco , etc., como también de autores griegos, entre ellos Eurípides y Píndaro.

Si sus primeros diálogos Antibárbaros (1494) veían compatibles devoción y cultura clásica, en el Enquiridión (1504) defendía una audaz reforma religiosa. Fruto de las lecciones que diera para vivir, sus manuales de conversación latina (1497) son el origen de los Coloquios familiares (1518), de gran difusión y resonancia.

En sus viajes, visitó también Padua, Siena, Roma (1509) y diversas ciudades de Alemania (1514), en cuyos círculos humanísticos fue acogido de forma triunfal. León X le dispensó de tener que vestir el hábito para que viviese en el mundo y fue nombrado consejero del emperador, a quien dedicó la Institución del príncipe cristiano (1516).

Aunque inicialmente no le prestó gran atención, el crecimiento del problema luterano le hizo cada vez más difícil su insistente pretensión de neutralidad: si en 1517 se había ido a Lovaina, en 1521 hubo de salir de la ciudad y volver a Basilea, por lo insostenible de su situación (aun distanciándose claramente de Lutero, insistía en ser no beligerante) y para guardar su independencia. Pero en 1524 lanzó su Disquisición sobre el libre albedrío, con una violenta respuesta de Lutero (Sobre el albedrío esclavo, 1526) y con su correspondiente réplica (Hyperaspistes, 1526). Y, pese a su neutralidad en la pugna de Enrique VIII con el papa, su Ciceroniano (1527) refleja ya el desengaño de quien ve sus ideales contrariados por los hechos.

Implantada la Reforma en Basilea (1529), dejó la ciudad por la misma razón que dejara Lovaina y se retiró a Friburgo de Brisgovia. Sobre la buena concordia de la Iglesia (1534) es una obra en la que no parece poner sus ilusiones, y no hizo comentarios sobre la ejecución en Inglaterra de Fisher y de Moro (1535). El mismo año recomendó a Paulo III un tono conciliador en el futuro concilio y, desde Basilea (adonde había vuelto y de donde sus achaques no le dejarían salir), le rechazó el cardenalato; de poco antes de morir es su Sobre la pureza de la Iglesia cristiana (1536).

Su obra expresa las grandes respuestas que el humanismo intentó dar a las cuestiones referidas al hombre, siendo toda una muestra del espíritu renacentista de su tiempo y unos de los ejemplos más importantes de la Devotio Moderna, siendo uno de los personajes más influyentes del siglo.

Listado obras dedicadas a gobierno y política

  • Panegírico de Felipe el Hermoso
  • Tiranicidio.
  • Antipolemos.
  • Julius exclusus e Coeli.
  • Dulce bellum inexpertis.
  • Institutio principis christiani.
  • Querela pacis.
  • Familiarium Colloquiorum Opus.
Los dos temas principales del pensamiento político erasmiano son:
  • La formación del gobernante cristiano.
  • La defensa de la paz.


En la página BIBLIOGRAFIA, se han citado algunas ediciones que pueden encontrarse actualmente en las librerias.

[Información extraída de las páginas: www.biografiasyvidas.com y wikipedia (redacción personal)]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.