La expulsión morisca en Denia desde una visión artístico-cultural

La expulsión de los moriscos en España en 1609 fue un suceso de primer orden que caló a todos los niveles en la sociedad hispana contemporánea. Denia, por su condición de ciudad portuaria, vivió especialmente de cerca dicho acontecimiento como podemos observar, en este caso, en el plano artístico-cultural.

En este sentido, entre 1612 y 1613 y a encargo de Felipe III, se elaboró una serie pictórica titulada La expulsión de los moriscos del Reino de Valencia, conjunto integrado por siete lienzos que recogían con extraordinario realismo una multitud de escenas sobre este dramático suceso de principios del siglo XVII. Y dentro de este conjunto de lienzos nos interesa en este punto el cuadro titulado Embarque de los moriscos en el puerto de Denia, de Vicent Mestre.

Expulsión morisca de Denia

Embarque de los moriscos en el Grao de Denia, Vicent Mestre (1612-163). Colección Bancaja.

Esta obra, que tiene como fondo la ciudad moderna de Denia, captura una escena que dista del argumento seguido por el resto del conjunto de cuadros. El aire castrense que muestra el castillo junto con la tensa situación derivada de la expulsión queda roto en gran medida por las animadas escenas que se representan. En la parte izquierda hay un grupo de bailarinas moriscas vestidas con largas faldas que danzan acompañadas por el sonido que hacen tocar los músicos. Su baile es seguido por unas damas cristianas y algunos caballeros. Mientras, a la derecha de la representación, se desarrolla otra escena no menos extraña, dadas las circunstancias dramáticas que acompañaban a la expulsión. Cuatro parejas de moriscos compiten en lucha libre o grecorromana. Tampoco faltan los espectadores, sentados a su alrededor. En esta misma parte de la obra se observa cómo llegan a la orilla los soldados del Tercio de Nápoles dirigidos por el Marqués de Santa Cruz, quien capitaneó la expulsión de los moriscos en Denia.

Detalle expulsión morisca de Denia

Los soldados del Tercio de Nápoles, llamados “de la Mar”, son considerados como las primeras unidades de la infantería de marina del mundo moderno, con estructura de mando independiente y formación propia. Al establecerse en Denia en 1609, convierten a esta ciudad en la primea base de la Infantería de Marina en España

La extravagancia de las escenas, dada la trágica situación que se documenta, hace dudar de la veracidad de lo narrado. Además, el mensaje puede verse desde dos puntos de vista bien distintos: o bien trata de subrayar, maliciosamente, la bondad de la expulsión hasta el límite de satisfacer a los propios afectados o bien, por el contrario, se puede interpretar como forma de afirmación cultural morisca (bailes tradicionales, luchas…). De lo que no cabe duda, sin embargo, es de la importancia que tuvo Denia en el embarco de los moriscos hacia la Berbería, siendo unos 32.000-35.000 moriscos –según se tomen los datos de Reglá o de Sanz de Bremond- los que se marcharon forzosamente de la Península a través de la ciudad de Denia, que tiene el más que dudoso honor de ser el puerto que embarcó más moriscos del Reino de Valencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *