EL PASO HACIA LA MODERNIDAD

               La situación política y administrativa de Villajoyosa desde su fundación a lo largo de la Baja Edad Media,  fue un proceso muy dinámico y complejo por la continua señorialización de su territorio, y la lucha entre los diferentes actores políticos, es decir, entre señores feudales, órdenes militares, autoridades municipales y reales. El rey Juan I de Aragón, se habría desprendido del territorio en 1393,  y se lo había vendido a Miquel de Noval por una cantidad de 2000 florines de oro, incluyendo la jurisdicción civil y criminal, el mero y mixto imperio, además de toda la regulación del morabatí, monedaje, derechos, y rentas. Sin embargo, a partir de 1443, se produjo un importante cambio que conviene destacar.

Maqueta de la Vila en el siglo XVII
Maqueta de la Vila en el siglo XVII

En 1443, Lluch Llinares y Joan Lloret,  síndicos de la Villajoyosa, acordaron con la reina María, esposa de Alfonso V el Magnanimo, la integración de esta villa a la Corona. El acuerdo benefició a las dos partes, ya que a cambio de que el reino  recuperara el territorio perdido, se conseguía el reconocimiento de todas las gracias, prerrogativas, concesiones e indultos existente desde su fundación;  Como también se apuntaba a la recuperación del mero y mixto imperio, todos los derechos, pertenencias y beneficios de esta jurisdicción y del morabatí; La elección de sus autoridades, la creación de una bailía para que su oficial recogiera todos los derechos de la misma; y un justicia,  así como 6 representantes de la Villa a través del sistema de insaculación,  y por último el compromiso de no enajenarla nunca más del patrimonio regio

En definitiva, el paso a una jurisdicción real significo una nueva organización para Villajoyosa, que venía a superar  definitivamente las condiciones que se habían establecido  en la carta puebla de 1300 por Bernat de Sarria, ya que establecía unos nuevos cargos municipales que cambiaban las relaciones de poder. Mientras que para la monarquía se produjo una ampliación de la jurisdicción real, en personas y territorio y por tanto un paso más en la consolidación de su autoridad.  Por lo que podemos decir que fue un paso que acerco a Villajoyosa hacia la modernidad, algo muy en línea con los grandes cambios que trajeron para España el  siglo XV.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.