Erasmismo Valenciano

     No se conoce exactamente como se adentró el erasmismo en las tierras valencianas, ya que esto conforma un periodo todavía bastante desconocido en la historia de la Comunidad Valenciana, pero sí que podemos identificar la corriente gracias a los autores que en ese momento redactaron sus obras en base al erasmismo. Este hecho fue posible sobre todo  gracias a la importancia que tuvo el humanismo en la ciudad de Valencia en el siglo XV.

     El Erasmismo, según las fuentes escritas, triunfó en la ciudad de valencia a principios del siglo XVI. El problema es que se desconoce cómo se llega a producir esta proliferación. Autores como Ricardo García Cárcel, distingue dos etapas en el erasmismo valenciano: en primer lugar, lo que denomina como “erasmismo periférico”, es decir, con un carácter discreto y con pocos problemas ante la Inquisición; la segunda etapa sería el “erasmismo académico”, etapa en la que destacaron grandes profesores universitarios.

Grabado que representa una imprenta del siglo XVI

Estuvo en contacto con otros ámbitos europeos además de las Coronas de Castilla y Aragón. La importante labor de las prensas valencianas y la presencia de erasmistas en las cátedras y en las cortes de nobles valencianos, fueron también importantes para la caracterización de esta nueva corriente. Además, tuvo gran importancia la implantación del erasmismo en la Universidad, donde los erasmistas alcanzarían las cátedras. Pero esto no sería apoyado por todos, ya que se concibió un recelo absoluto por parte de algunos humanistas, como fueron Quevedo y Saavedra durante el siglo XVI, y Mayans en el siglo XVII, a pesar de sus principios donde acoge las obras de Erasmo e intenta imitar su estilo.

     Uno de los factores clave en el caso valenciano que ayudó a que se difundiera con mayor precisión y recorrido, es la impresión de las obras de Erasmo, además de la divulgación mediante el mismo método, de las obras de los erasmistas valencianos. Es por ello, que Valencia se convirtió en el más importante centro impresor, entre los siglos XV y XVI, de la Monarquía Hispánica.

     Además, investigadores contemporáneos, como Joan Fuster y Anotnio Mestre, contemplan esta etapa de una forma demasiado optimista para lo que en realidad fue, por lo que es necesario llevar a cabo una nueva investigación percibida desde otros puntos de vista. Hasta hace unos años, se conocía más bien poco acerca de las obras y las biografías de estos autores erasmistas, y de personajes contemporáneos a ellos.

     Actualmente, ya se empiezan a realizar estudios y a publicar sobre estos personajes, lo que indica que se está activando el estudio de este periodo de la ciudad de Valencia, buscando así comprender el porqué de su repentina aparición a través de una gran aglomeración de publicaciones en el año 1528, y de su final tan abrupto que, en términos generales, finalizó en 1535. las obras de Erasmo, y de la posibilidad de divulgar las obras de los erasmistas valencianos, convirtiéndose así Valencia en el principal foco de impresión erasmista en la Corona de Aragón.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *