La Taula de Canvis

Representación de la actividad de la Taula.

Representación de la actividad de la Taula.

Desde el siglo XV las operaciones mercantiles tenían un carácter totalmente particular, sin intervención alguna de ninguna institución municipal. Todo ello ocasionaba numerosos inconvenientes, quiebras de los cambistas, desajustes en el cambio de la moneda, morosidad en los pagos, devolución de los depósitos, usura, etc. Por ello que los magistrados de la Ciudad acordaron el 15 de octubre de 1407 solicitar al rey la constitución de un organismo que sirviera de control financiero, cambio de moneda o depósito de fondos públicos.

Así, el 20 de Octubre de 1407 se autorizaba por privilegio del rey Martín I El Humano la fundación de la institución conocida como la Taula de Canvis e Deposits de la Ciutat de València que vendría a ser una especie de banco público de carácter municipal. El nombre le viene de que las operaciones se realizaran sobre una mesa de madera que inicialmente se ubicó en la Lonja Vieja y desde 1482 en la Lonja Nueva. Actualmente esta mesa se conserva en el Palacio de Cervelló con parte del tapete original en el que aparece el escudo de armas de la ciudad.

Pero, tras muchos tropiezos, la institución fue liquidada en 1419 debido la quiebra de sus depósitos y al todavía fuerte poder de la banca privada. Ya en el siglo XVI, el que a nosotros nos interesa, nos encontramos ante una  segunda fase de la Taula de Canvis. Entre 1517 y 1649 entró en funcionamiento la que sería conocida como Taula Nova. El funcionamiento y facultades de la misma era similar a la Taula primitiva, pero los fondos aumentaron considerablemente y la institución empezó a funcionar de una manera razonable, y por tanto se consolidó lo que podríamos considerar como la banca pública del momento. No obstante en 1614 y 1634 se tuvo que proceder a la suspensión de pagos, por lo que finalmente la Taula se disolvió por segunda vez.

En cuanto a su funcionamiento, la Taula de Canvis era gobernada por dos regidors elegidos por dos años por los Jurats y Consell General de la Ciutat. A su vez estos nombraban a dos escrivans encargados de la contabilidad. El dinero era guardado en una caja de madera conocida como Caixa de gros, bajo la protección de tres clavaris que se renovaban cada dos años. Además existía otra caja conocida como la caixa de menut que administraba un mercader y servía para cobrar y pagar cantidades pequeñas de diario. Citar también al Verguer, que era el responsable de custodiar el transporte de las cajas, los libros y el tapete donde se realizaban las operaciones, y al Bastaix que era la persona que transportaba la caja con el dinero.

Este organismo tuvo una tercera experiencia entre 1658 y 1719, bajo el nombre de Taula Novisima, finalizando cuando Felipe V suprimió los fueros del reino de Valencia y sus instituciones, siendo sustituida la Taula por una Depositaría General.

La Taula de Canvis conservada en el Palacio de Cervelló.

La Taula de Canvis conservada en el Palacio de Cervelló.

Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *