Las parroquias y su filiación a las Germanías

Los incidentes más resonantes que se produjeron en la ciudad de Valencia durante la revuelta agermanada procedían en el mismo contorno, entre la Catedral, la parroquia de Santa María (punto de partida de los ataques anti-sodomitas y del asalto a la casa del Virrey), la Plaza Catalina (asalto a la casa del capotero, Pedro Malet); la Plaza del Mercado en la parroquia de San Juan (liberación de varios presos llevados a la horca) y varios escenarios en la parroquia de San Martín, así como en la Plaza de Penarrojas (hoy Benlliure) en el intento de ajusticiamiento del hijo de Jaime Trivinyo, uno de los líderes agermanados en la Ciudad, por último destacar las calles de Gracia y Fumeral (que fueron las que vieron dar muerte a Mateo Negro, así como el asalto de las tropas del Marqués de Cenete a la casa del agermanado Peris).

El núcleo de poder agermanado estaba entorno a las parroquias de Santa Catalina, San Juan y San Martín, esto lo confirman hechos como la llegada del Virrey a la ciudad, a la cual los agermanados le imponen un desvío de su lógica, prevista y cómoda trayectoria desde el Tossal, por calle de Caballeros en dirección a la Catedral, por tanto se le fuerza a un retorcido itinerario, que no tiene otro objetivo que hacerle ver el odio revolucionario del pueblo valenciano ante sus dirigentes.

Procesión del Corpus en Valencia (Gremios)

Procesión del Corpus en Valencia (Gremios)

Por ello se le cambia el itinerario oficial, se le fuerza a pasar por Bolsería, Mercado, San Vicente, la Vieja Corregería (entre Mar y Miguelete) para desembocar finalmente en la Catedral, este recorrido es totalmente intencionado, pues estaba recorriendo las fronteras de las parroquias más conflictivas y hostiles hacía el Virrey como son San Juan y Santa Catalina.

Las reuniones de los agermanados se realizaban en la Cofradía de San Jorge en la Parroquia de San Martín, cerca del Ayuntamiento, frente a las parroquias agermanadas limitaban con otras parroquias que apoyaban en gran medida al bando real, como pudo ser la de San Nicolás, escenario de alguna estridencia agermanada como la persecución y muerte de Francés, el salinero, como respuesta a diversas provocaciones nobiliarias, así como San Lorenzo y San Salvador. Otras parroquias tuvieron posturas ambiguas e indefinidas como la de Santo Tomás y San Andrés. En esta especie de parroquias neutrales se convocó una reunión entre Peris y el Marqués de Cenete, que no llegaría a celebrarse, programada en Santo Tomás.

Como conclusión, vemos como estas etiquetas ideológicas a las gentes de Valencia capital, son acordes para aplicar a cierta jurisdicción territorial de las diversas parroquias pues se aproxima a esa alineación ideológica o concentración de revolucionarios dentro de los sectores urbanos de Valencia, alineación que desde luego responde a connotaciones socioeconómicas como hemos visto.

Bookmark the permalink.

About Carmelo Santo Mateo

Licenciatura de Historia Unviersidad de Alicante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *