¨La Valencia Medieval¨

Una breve descripción de la ciudad de Valencia durante la Edad Media

¨La Valencia Medieval¨ - Una breve descripción de la ciudad de Valencia durante la Edad Media

La ganadería

Era la actividad que junto la agricultura formó el grueso de la economía medieval valenciana. Por un lado, tenemos constancia de la existencia de abundantes rebaños de ovejas, cabras, ganado vacuno y cerdos. Y por otro, el denominado ganado mayor constituido por animales de labranza. Sin embargo, no conocemos exactamente los números de cabezas de rebaño, debido a que el número de estos variaba según la riqueza del propietario. Lo que si sabemos con exactitud es que los rebaños de ovejas eran los más numerosos.

ganaderiamedieval

Relieve medieval representando una escena ganadera

A través de las fuentes también conocemos que las comarcas de Els ports de la Morella, el Maestrazgo y la Serranía eran las que albergan mayores posibilidades ganaderas por su vegetación y sus condiciones geográficas.

La misma Corona con Jaime I a la cabeza, estableció medidas proteccionistas que regían la trashumancia y delimitaban las zonas de pasto. La protección de la actividad ganadera por parte de la monarquía terminó aquí, ya que otros monarcas como Pedro el Ceremonioso en 1336, ya establecieron medidas similares.

Otro hecho destacable y por el cual conocemos bien la ganadería de aquellos siglos, es la aparición de los primeros conflictos entre ganaderos. Los incidentes entre los ganaderos por el uso de pastos o por quebrantar las normas eran muy habituales, por lo tanto, se creó un ordenamiento de Valaders o guardias de campo que se encargaba de cuidar todas las cuestiones que derivaban de estas situaciones. Además, también conocemos los  Llibres de Ordenacions que recogían los pleitos por los pastos, las confiscaciones de reses, hurto de ganados, etc.

También destacan los conflictos entre ganaderos y agricultores, estos fueron inevitables y obligarían a intervenir al mismo monarca. Este harto de las frecuentes riñas concedió a las distintas poblaciones del reino un privilegio conocido como Ligallo, que intento solucionar estos pleitos.