La comunidad judía de Xàtiva (II)

Como ya vimos en la entrada anterior, en un principio los judíos setabenses vivirían en una sola calle por su bajo número, aunque más tarde éste se vio incrementado hasta que necesitaron un barrio para su ubicación, que estaría separado de la morería y cercano a la muralla y a la iglesia principal para garantizar su seguridad.

En esos barrios los judíos vivían en ocasiones en situación de hacinamiento, lo que les hizo un colectivo muy vulnerable a las epidemias de peste que asolaron el reino desde mediados del siglo XIV. Este siglo fue además convulso con multitud de conflictos armadas financiados en parte gracias a la riqueza de los judíos provocó una crisis económica y demográfica en la sociedad hebrea; sin embargo cuando la situación parecía mejorar, su progreso se vio interrumpido por los sucesos de julio de 1391, fecha en la que fue asaltada la judería de Xàtiva.

Con la llegada de las noticias del asalto de las juderías de villas vecinas, un sector de la población antijudío llevó a cabo la destrucción y saqueo del barrio hebreo de Xàtiva, no pudiendo poner remedio a ello por parte de las autoridades locales. Pero sorprendentemente, si es cierto lo que dice A. Hinojosa, tan sólo murió un judío esa noche que se encontró encadenado, pues el resto se refugiaron en el castillo siguiendo las recomendaciones del gobierno, que más tarde se ocuparía de impartir justicia a los agitadores responsables del asalto. Este episodio supuso la ruptura entre la comunidad cristiana y judía en Xátiva, aunque con el paso de algunos años los judíos pudieron volver a esta ciudad bajo la protección de monarcas y gobernadores, situación que en ocasiones volvió a abrir las viejas heridas pero que va la vez supuso un empuje a la economía autóctona siendo estos judíos importantes comerciantes relacionados con el Norte de África y territorios de toda la península. A finales del siglo XIV, la judería de Xátiva se presenta como la segunda del reino, llena de vitalidad y con una importante actividad económica.

Finalmente esta progresión acabaría con la expulsión de los judíos en 1492 por parte de los Reyes Católicos, motivo por el cual los judíos residentes en Xàtiva tuvieron que abandonar el reino. Esta salida se produjo en su mayoría desde el puerto de Sagunto, con destino al Norte de África o Italia previo pago de una tasa de partida, por la que se ha podido calcular que de Xátiva salieron alrededor de 248 judíos hacia un nuevo lugar donde seguir conformando su historia.

 

Expulsión_de_los_judíos

Sobre clarallorens