El ideal de Carlos V y su época

La influencia de la corte de Malinas


Sábado, diciembre 4th, 2010

La influencia de la corte de Malinas

Desde 1507, Margarita de Austria (viuda del príncipe D. Juan de España, y del duque de Saboya) rigió los Países Bajos en nombre de su sobrino Carlos. Puso su corte en la villa de Malinas y allí cuidó de sus cuatro sobrinos, que se habían convertido en huérfanos. Carlos creció bajo el sincero cariño de la Regente, a la que desde entonces llamaría “ma bonne tante”.

En el siglo XVI Malinas era una ciudad apacible y alejada de la industria y trajín comercial de los Países Bajos. Por eso la Regente había instalado allí su corte. Hizo de mecenas de las Letras y las Artes de su tiempo. Por su corte pasaron los mejores artistas de la época. Es el caso de Durero o Van Orley.

Malinas

Malinas

Aunque Malinas está en pleno Flandes, y, lingüísticamente hablando, forma parte del mundo germánico, en la Corte la lengua básica era el francés. Además, la localidad está enclavada en un área lingüística flamenca, así que algo del habla popular llegaría a Carlos, preparándole para el don de lenguas que sería una de las características de su personalidad.

Esta corte era famosa en toda Europa por su complicado ceremonial palatino, con un peculiar tono caballeresco desde que el duque Felipe el Bueno había fundado en 1429 la Orden del Toisón de Oro. Dieron entonces lugar unas jornadas caballerescas cuyo cronista sería Olivier de la Marche, preceptor de Felipe el Hermoso y autor de uno de los libros que luego serían de los preferidos por Carlos V: Le chevalier délivere (uno de los pocos libros que Carlos V tendría en Yuste).

Malinas corte

Corte de Malinas

Así que el futuro emperador se formó en un país opulento y a la cabeza de Europa; en un ambiente cortesano con una refinada cultura. Es esta Corte de Malinas la que transmite a Carlos V sus ideales y formas caballerescas, arcaizantes, algo inadaptas a su tiempo. En este ambiente, en el que se respiraba un aire de fiesta y libertad, destacaba una figura excepcional: Erasmo de Rótterdam, que vivió entre 1467 y 1536.

Comments are closed.