El tormento del agua y “La toca”

En cuanto al tormento del agua habían varias opciones.

1. Atar al reo en una escalera de madera y con cántaro lleno de agua y agujerado del sol, se le arrojaba continuamente un chorro entre la nariz y la boca. Si así no se conseguía su confesión, se le añadía al agua sal en abundancia y se continuaba con el mismo sistema. Si finalmente, el reo tampoco confesaba, se le cubría la cara con un trapo de lino y se arrojaba el agua salada sobre el trapo.

2.La toca: Su nombre procede de uno de los elementos necesarios para esta tortura, la toca, que era una tela blanca de lino o seda con la que se hacían en esa época las tocas o pañuelos que cubrian las cabezas de las mujeres. Esta toca, se introducía en la boca de la víctima, intentando incluso que llegase a la tráquea, y posteriormente se vertía agua sobre la toca, que al empaparse, provocaba en el reo una sensación de ahogamiento, además de muchas arcadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.