Webs para el recuerdo

Hace un tiempo Google sacó una aplicación donde se podía buscar en la web tal como estaba en el 2001. Resultaba curioso ver algunas webs (recuerdo que vi la de El País), los colores y las disposiciones de elementos que se usaban. Mirabas las actuales y veías que todo había cambiado para mejor.

La web ha estado evolucionando rápidamente. Cambian los estilos, los colores, la distribución de elementos en una página. Por ejemplo, hace tiempo a la gente le dio por poner marcos y ahora nos parece algo de lo más feo. Todo ha evolucionado, marcado por conceptos como “usabilidad” y “no me hagas pensar”. Cuando entramos en un sitio y buscamos una cierta información, no tendríamos que pensar dónde puede estar la información, sino que tendría que ser algo sencillo.

Como ejemplo (más bien contraejemplo) de cómo no se tienen que hacer las cosas, podéis visitar la web de mi Universidad. Un estilo obsoleto y demasiada información, mal estructurada. No encuentras nada. Yo me sé atajos (o caminos largos, más bien) para llegar a la información que necesito, pero cuando necesito algo nuevo, me cuesta. Menos mal que hace poco instalaron un buscador integrado en Google y ahora te presenta resultados de búsquedas más o menos razonables. Lo que no tengo claro es porqué no evoluciona. Bueno, me puedo hacer una idea de porqué no, pero me la guardo para mí. Se nos llena la boca diciendo que usamos web 2.0 (red social) y luego lo más básico está en web -1.0. Ah, se me olvidaba, los documentos que dejen en la web, por favor, que estén en formado PDF, que algunos no usamos Windows (por raro que parezca) y no disponemos de las herramientas de Office. Por favor, señores de la web de la Universidad de Alicante, evolucionen. Fíjense en las web, por ejemplo, de la Politécnica de Valencia, de Madrid o de la Autónoma de Barcelona.

Otro día hablaré de otra cosa en los servicios de la web de la UA que me trae loco, como por ejemplo el Campus Virtual.

About miguelon

Soy profesor Titular de Universidad, en la Universidad de Alicante. Me encanta la montaña (y la playa!).
This entry was posted in Pensamientos and tagged . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.