La Revolución de 1868 en Alicante

La Revolución Gloriosa (Sexenio Democrático)

La Revolución de 1868 en Alicante - La Revolución Gloriosa (Sexenio Democrático)

Introducción

Nos encontramos a finales del siglo XIX, exactamente en el 1868, cuando el reinado de Isabel II esta aún por terminar de manera brusca. Es una época de gran inestabilidad política y social, que finalizara con el destronamiento de la reina y el cambio de gobierno. Narváez, junto a los moderados, había entrado al gobierno poco antes, y su falta de acierto para integrar dentro del poder político al resto de los partidos políticos, acabará provocando que se firme el Pacto de Ostende en 1866, donde progresistas liderados por el general Juan Prim, demócratas y posteriormente unionistas liberales, firmen un acuerdo con la finalidad de derrocar a la Corona y echar a los moderados del gobierno. La revolución se inicia en el mes de septiembre, y la derrota de los defensores de Isabel II se saldó de manera rápida después del pronunciamiento de la marina ancorada a Cádiz, y posteriormente el día 29 del mismo mes la Batalla d’Alcolea, que sentenciaría la revolución para los insurgentes. Con todo esto sucediendo, Isabel II huye a Francia.

Nosotros nos centraremos en los movimientos revolucionarios ocurridos en la ciudad de Alicante y su provincia. Alicante en este periodo se muestra claramente a favor del bando insurgente, marcado sobre todo por el carácter liberal de la gente ilustrada alicantina, que se oponía firmemente al conservadurismo del partido moderado que gobernaba en estos momentos en la España isabelina. Pero sobre todo encontramos en esta ciudad portuaria, un clima de malestar más económico que político. Alicante era esencialmente un puerto comercial, donde sus habitantes vivían del comercio con otras ciudades portuarias. También encontramos una agricultura bastante desarrollada, pero esta era esencialmente de cebada destinada al alimento de los animales, y por lo tanto la gran crisis económica de estos años afecta directamente a la capital, provocando hambre y pobreza. Esto une dos factores revolucionarios muy importantes en esta ciudad costera. La ideología liberal de las clases elevadas y el descontento por el malestar de las clases pobres.

Esta entrada fue escrita el Lunes, 24 de diciembre de 2012 a las 9:00

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*