Profesoras por un día. Por Laura Jiménez Toledo

El año pasado, en una de las asignaturas tuvimos que hacer una unidad didáctica para dirigida a niños de educación infantil. A mi grupo y a mí nos tocó el tiempo como unidad de medida. Una de mis compañeras tenia una amiga que era profesora en el colegio L’Horta de San Vicente y estaba a punto de dar ese tema en clase y le parecia interesante y motivador para sus alumnos que nosotras estuviéramos durante dos horas en su clase para poder trabajar la unidad didáctica. Y ninguna de nosotras dudó en aceptar.
Ese día me encantó. Nunca habíamos dado clase y durante dos horas fuimos profesoras de unos niños adorables. Las actividades que preparamos fueron las siguientes:

  1. Una asamblea en la que nos presentamos y hablamos sobre el tiempo para conocer y reforzar sus conocimientos previos sobre el  tiempo.
  2. Pilla-pilla, en el que dividimos la clase en 4 grupos, uno por cada estación del año. Y repartimos pegatinas a todos ellos según el grupo al que pertenecían.
  3. Una rayuela en papel continúo en la que sustituimos los números por los nombres de los meses del año, acompañados de un dibujo que los caracterizara.
  4. Y por último la canción de los esqueletos en la que también preparamos una coreografía muy sencilla para que a los niños no les costara trabajo aprenderla. La letra de la canción dice así:

Cuando el reloj marca la una
los esqueletos salen de su tumba,
tumba, que tumba, que tumba, tumba, tumba.

Cuando el reloj marca las dos
dos esqueletos comen arroz
tumba, que tumba, que tumba, tumba, tumba.

Cuando el reloj marca las tres
tres esqueletos se vuelven al revés
tumba, que tumba, que tumba, tumba, tumba.

Cuando el reloj marca las cuatro
cuatro esqueletos van al teatro
tumba, que tumba, que tumba, tumba, tumba.

Cuando el reloj marca las cinco
cinco esqueletos se pegan un gran brinco
tumba, que tumba, que tumba, tumba, tumba.

Cuando el reloj marca las seis
seis esqueletos juegan ajedrez
tumba, que tumba, que tumba, tumba, tumba.

Cuando el reloj marca las siete
siete esqueletos se montan en cohete
tumba, que tumba, que tumba, tumba, tumba.

Cuando el reloj marca las ocho
ocho esqueletos comen bizcocho
tumba, que tumba, que tumba, tumba, tumba

Cuando el reloj marca las nueve
nueve esqueletos todos se mueven
tumba, que tumba, que tumba, tumba, tumba

Cuando el reloj marca las diez
diez esqueletos se duermen otra vez.

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/CYyRibaMQoA" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

Esta experiencia también nos sirvió para saber más sobre la organización del aula, sobre todo el rincón dedicado al tiempo, como muestra las fotos que hicimos ese día.(próximamente)

Comments are closed.