Grúa Municipal

20131212_170249

Ladera del río Vinalopó, bajo el Puente de Altamira 12-12-2013

 

¿Qué hay peor que olvidar dónde has dejado el coche? Olvidar dónde has dejado el coche y que sea una pegatina naranja con tu matrícula escrita aquello que te lo recuerda.

Este texto de carácter cómico no pasa por alto ante nosotros sin sacarnos una sonrisa mientras paseamos por la ladera del río Vinalopó. En él, puede leerse:

”SE DAN CLASES DE ROBO

GRUA MUNICIPAL”

Una amiga alicantina suele decirme que Elche es la ciudad de los vados y no se equivoca. Entre la zona azul, los vados permanentes y los de carga y descarga, además de la espléndida gente que aparca su grandioso Mini en un hueco dónde cabrían tres. Tener coche en Elche sin plaza de garaje se convierte en un ejercicio no apto para personas ansiosas.

Antiguamente si deseabas agraviar a tu vecino había un sin fin de acusaciones que se podían hacer para causarle daño. Hoy día una práctica que se ha puesto de moda es esperar a que tu vecino deje el coche en el vado de la calle y llamar a la grúa. No sería la primera vez que veo entre las cortinas de las viviendas dos manos frotándose de forma maliciosa mientras el señor de la grúa engancha un coche.

En cuanto al aparcamiento en la zona centro, lo más cerca que sueles poder dejar el coche es en el parking frente a la UNED. En realidad, este ”aparcamiento” se trata de un descampado convertido con el paso de los años y gracias a la tradición en el mejor sitio dónde aparcar, relativamente cerca del centro, sin miedo a la terrible grúa. Aún así, no estás a salvo de que otros conductores acorralen tu coche y te veas maniobrando a las 5 de la mañana de un domingo por no llamar ”a la grúa” no vaya a ser que al final se lleve el tuyo. Bebas o no, mejor no conduzcas.

Sobre Saray Pons