En cuanto a la bibliografía me he centrado en dos libros sobre las cuestiones del ejército de Flandes:

GEOFFREY PARKER, EL EJÉRCITO DE FLANDES Y EL CAMINO ESPAÑOL 1567-1659.

– JULIO ALBI DE LA CUESTA, DE PAVIA A ROCROI: LOS TERCIOS DE INFANTERIA ESPAÑOLA EN LOS SIGLOS XVI Y XVII.


Se puede resumir la trayectoria de los tercios en estos puntos: hasta 1600, constituye la mejor infantería de Europa. A mediados de XVII, el sistema militar español muestra claros síntomas de agotamiento. Al final de este periodo España deja de ser una potencia hegemónica. Lógicamente los tercios también pierden ese potencial. La decadencia de los tercios no hizo sino reflejar la del país que los creo. Europa entera copio el sistema de tropas ligeras de Austria. El modelo español, fue en su día el más eficiente que existía y por lo tanto emitido por los otros países.

Los problemas del ejército era una cierta escasez de generales brillantes. Importantes derrotas se debieron a las deficiencias de la caballería. La decadencia militar también se debió a los asuntos económicos. La política de los Austrias y el propio poder de España generaron un número tal de enemigos que llego a ser imposible batirlos a todos. Los tercios asi se fueron desangrando en una lucha eterna contra una sucesión de rivales, que en ocasiones, parecían que se iban relevando en su enfrentamiento contra España.

España sencillamente, era incapaz de asumir la carga que suponía la defensa de sus territorios y el papel que se había impuesto. Esto le llevo a una bancarrota y la oleada de motines. La falta de fondos hizo que desde fechas muy tempranas, los tercios estuvieron mal pagados. Ante ello las tropas se rebelaban. Si financiar las unidades existentes era una cuestión ardua, reclutar otras nuevas resultaba aun más difícil.

Como se puede resumir, no había dinero ni para mantener a estas tropas y para tenerlos completos. La combinación de estos factores llevo a la decadencia de los tercios.


El enemigo público número uno de los españoles era la distancia. Las tardanzas y las separaciones ocasionadas por la distancia complicaron todos los actos de gobierno, desde la transmisión continua de órdenes y noticias hasta el despacho de metal precioso y el movimiento continuo de tropas. A mayor distancia, mayor la separación y mayor la demora.

La necesidad de hacer frente al desafío de la distancia dio lugar a un número de importantes respuestas administrativas. Un ordenado sistema de correos con sus estaciones se extendió por el continente, uniendo las capitales con los centros comerciales, transmitiendo cartas, llevando noticias. Para el transporte de metales preciosos y de mercancías se organizó un servicio regular de carreteros y convoyes, entre los centros comerciales se movían continuamente caravanas de mulas o de largas carretas. Sin embargo, el traslado de un ejército presentaba problemas de muy diversa magnitud. Mientras que los correos pasaban de uno en uno o de dos en dos, y mientras que las mulas o carretas cargadas de mercancías lo hacían de cien en cien como mucho, las tropas viajaban por millares. Su paso a través de territorios en paz era lento, irregular; necesitaban alojamiento y víveres.

Estos movimientos de masas plantearon muchos y difíciles problemas de naturaleza puramente técnica. Los soldados necesitaban protección política contra el peligro de ataque mientras se dirigían al frente. Había que conjugar la rapidez con la seguridad. En consecuencia los diferentes estados europeos crearon una red de lo que podríamos llamar «corredores militares»: itinerarios reconocidos que conectaban a un ejército en servicio activo con las lejanas tierras donde había sido reclutado. Los corredores militares significaron un paso importante hacia la solución de los dos problemas, el técnico y el político, que implicaban los movimientos militares en tiempos de paz, ya que regularon el desplazamiento de tropas, haciendo posible la preparación por adelantado de los servicios básicos bajo garantía de protección diplomática permanente.

Debido a que el Ejército de Flandes reclutaba la mayor parte de sus tropas en el extranjero, muy lejos de los Países Bajos, dependía exclusivamente de sus corredores militares. Existía cuatro arterias por las que llegaban al Ejército sus recursos humanos, dos por mar y otras dos por tierra.

La menos importante de estas arterias era la ruta marítima desde las islas Británicas. En primer lugar, los primeros contingentes de soldados ingleses, irlandeses y escoceses que se incorporaron al Ejército de Flandes estaban ya en los Países Bajos. Muchos de los refuerzos que llegaron a estas unidades eran ingleses inconformistas que organizaron por su cuenta la travesía. El reclutamiento directo para el Ejército de Flandes no comenzó hasta la paz anglo-española de 1604. Casi inmediatamente un regimiento entero fue reclutado en Inglaterra por Thomas, lord Arundel, y otro en Irlanda por Henry O’Neill. Este repentino éxodo alarmó a la Inglaterra protestante. En mayo de 1606 el Parlamento declaró culpables de felonía a los ingleses que sirviesen a un príncipe extranjero, a no ser que antes prestaran juramento de adhesión a Jaime I y ofrecieran garantías de no reconciliarse con la Iglesia de Roma. En realidad, esta restricción apenas surtió efecto antes de abril de 1607, fecha en que cesaron las hostilidades declaradas en los Países Bajos y fecha a partir de la cual ya no fueron necesarios más reclutamientos en Inglaterra. Al expirar la Tregua de los Doce Años en 1621, la situación de Inglaterra era mucho más desfavorable para España, e intensos reclutamientos para el Ejército de Flandes elevaron el contingente de británicos a 4.000 para 1623. Este número bajó durante la guerra hispano-inglesa (1625-1630), pero volvió a aumentar poco después de la Paz de Londres: a lo largo de los años treinta sirvieron en el Ejército de Flandes unos 4.000 soldados británicos. La situación se modificó de nuevo en la década de los cuarenta cuando la Confederación de Kilkenny en Irlanda y el estallido de la Guerra Civil (1641-1642) redujeron las disponibilidades de potencial humano británico para las guerras de los Países Bajos. No volvieron a llegar más tropas de aquella procedencia hasta que la victoria del Parlamento, primero en Inglaterra y después en Irlanda, ocasionó la migración de muchos grupos de realistas y católicos derrotados, de la cual se beneficiaron España, Francia y los Países Bajos españoles. Después de 1605 todos los contingentes de tropas británicas se reclutaron mediante asiento o contrato, y el transporte de las tropas corrió a cargo del gobierno inglés o bien de los asentistas. En realidad, una parte del dinero que se pagaba a los asentistas por cada hombre que traían a Flandes era para cubrir los costes y riesgos del transporte. Sólo en raras ocasiones se emplearon los barcos de la armada de los Países Bajos. Los barcos de cabotaje solían transportar a los reclutas desde Waterford, Southampton o desde algún otro puerto directamente hasta Dunquerque u otro puerto del norte de Francia (Calais, por ejemplo), dejando que los soldados hicieran el resto del viaje a pie —procedimiento bien acogido, sin duda, por los propios viajeros, muchos de los cuales no volvían a recobrarse de las horribles condiciones en que viajaban en aquellos superpoblados transportes.

El rápido aumento en la escala de las operaciones militares en Europa después de 1530, transformo el tamaño y la composición de los ejércitos y obligo a todos los gobiernos que se hallaban en guerra reclutar el doble de hombres que antes. Una respuesta al problema era mantener un ejército permanente. En los Países Bajos de los Habsburgo prestaban servicio permanente en las fortalezas que hay a lo largo de la frontera francesa 3.200 hombres, apoyados por 15 bandes d´ordennance (compañías de caballería pesada, integradas exclusivamente por caballeros y nobles, a los que estaban adscritos soldados de a pie y escuderos. Estas bandes eran de una dudosa utilidad militar a finales del siglo XVI, pero representaban una pequeña ayuda adicional y ofrecían un empleo tranquilo y honorable a la nobleza de los Países Bajos.  El remedio a estas deficiencias fue una de las primeras preocupaciones del duque de Alba a su llegada a los Países Bajos.

Salvo 1577, en que el Ejército de Flandes fue desmovilizado totalmente, siempre hubo un servicio en los Países Bajos españoles un ejército permanente de entre trece y quince mil soldados.

El número total de tropas que podían ser movilizadas en un momento dado, y la duración de los trámites estaban en función de tres factores variables: la extensión de la zona en que se autorizaba el reclutamiento, las disponibilidades de hombres en aquel momento en estas zonas, y el mínimo aceptable de edad y cualidades de recluta. En el siglo XVI era frecuente que los gobiernos reclutasen parte de sus soldados en el extranjero. Las tropas extranjeras formaban preferentemente la elite, sirviendo en la vanguardia de todas las acciones de  guerra. El Ejército de Flandes estaba integrado por tropas de hasta seis “naciones” diferentes: españoles, italianos, borgoñas, alemanes y británicos.  Rara vez las tropas extranjeras el Ejercito de Flandes eran simples mercenarios como las tropas auxiliares españolas. La inmensa mayoría eran a la vez súbditos y soldados del rey de España. El interés de todos los gobiernos por reclutar hombres que hayan de servir no solo como soldados sino también como vasallos en donde se les ordena. Esas tropas eran más de fiar, más comprometidas. Era una fuerza de unión que las tropas fueran de distintas regiones. En cambio el reclutamiento de la población nativa era reducido ya que no se concedía un gran valor militar y era fácil desertar.

Para encontrar armas y armaduras para los reclutas del Ejército de Flandes no hacía falta tanto ingenio. Muchas de las tropas extranjeras ya estaban perfectamente equipadas cuando llegaban a los Países Bajos. Las españolas e italianas recibían sus armas de los depósitos del gobierno en Milán; las tropas alemanas eran armadas bien por los asentistas que las reclutaban o por las armerías de Innsbruck  u otra ciudad. Los armeros de los Países Bajos, podían proporcionar sin dificultades todo el equipo militar que necesitaría el Ejército. Pero había que pagarlo. La gran limitación experimentada por el Ejército de Flandes en el siglo XVI en punto a equitación fue financiera: una pica y una armadura costaban 30 florines en los años de 1590, un mosquete costaba 10 florines, un cañón de 24 onzas costaba 1.000 florines. Con precios así, nunca había dinero suficiente para armar a todos los soldados de una vez.

LOS TERCIOS EN FUEGO

A lo largo de su historia, los tercios se enfrentaron a enemigos variados por tierra y por mar, cosechando una serie de triunfos que justifica ser un experto en la materia. Hasta 1600, la infantería española demostró ser la mejor de Europa. Las victorias obtenidas desde batallas campales a combates en el mar, pasando por la guerra de sitio. El elemento fundamental es la versatilidad de estas unidades. El tercio se caracteriza por estar formado por ser un sólido bloque de piqueros y alabarderos que estaba rodeado de tiradores. Los tercios se enfrentaron en una multitud de situaciones en las que el Arte de escuadronar no era aplicable. Generalmente estas batallas las resolvieron satisfactoriamente ello indica su flexibilidad. El tercio tenía su maestre de campo y la compañía tenía su capitán. Se trataba de un mecanismo muy complejo donde el general maniobraba con los tercios. El maestre, con compañías; el capitán con escuadras. La regla era jugar con distintos elementos. Un general mezclaba arcabuces españoles y picas alemanas. En ningún caso, la nacionalidad de las tropas se consideraba un obstáculo. Eran habituales las mezclas.

Antes del servicio obligatorio, el soldado era un bien escaso y caro. Era más difícil conseguir soldados que capitanes. Se trataba de profesionales, difíciles de reclutar, pagar, mantener, instruir y equipar. En España se percibe la escasez de población. Entre los numerosos compromisos internacionales del imperio y la lejanía de muchos de los teatros de operaciones.

Los generales prudentes, que eran la mayoría, preferían evitar los enfrentamientos frontales, y acudir a otros expedientes menos comprometidos. El ejemplo de duque de Alba, que tenía fama de brutal. Se esforzó al máximo por no batallar, ya que le podía costar Países Bajos, debido a que carecía de reservas y la posibilidad de recibir refuerzos era remota. Prefirió emprender acciones localizadas, de menor entidad. Hay que destacar combates puntuales hasta destruir su capacidad de resistencia.

DISCIPLINA

El tipo de hombre que reclutaban los tercios, era por un lado cristiano con sentido del honor por su reputación y su propia importancia. Y por otro lado el despreciador de la muerte. Estamos hablando de hombres que se pasaban meses en campañas marchando sin cesar, deteniéndose solo para una batalla o para enterrarse durante meses en una trinchera. Por lo tanto había que diseñar un sistema punitivo que fuese duro y a la vez que pueda respetar su particular idiosincrasia. Respecto el marco jurídico, ningún soldado podrá ser llamado a justicia por ningún delito, sino ante los jueces militares. No estaban sujetos a la legislación propia del territorio donde operaban. Lo más importante era mantener la disciplina ciega, donde residía en gran parte la superioridad de la infantería española. Otro factor fundamental de los tercios era la honra. A la hora de reprimir, se castigaba de forma inmediata, contundente y de modo que se dejase a salvo su reputación. Era importante amonestar al culpable en privado, para no avergonzarle ante sus pares. El instrumento de castigo por lo tanto no podía ser un insulto, ni menos una bofetada. No se les castigo con palo. Porque lo que nadie discutía era que el honor del soldado tenía que quedar a salvo, ya que sin honra no se puede servir al rey.

LA VIDA DE LOS TERCIOS

Los tercios eran nómadas, que se trasladan de un lugar a otro para combatir. En Flandes, las provincias rebeldes formaban una especie de media luna, a lo largo de la costa. Mientras que las leales se extendían a su alrededor. Las tropas presentaban un continuo movimiento. Esto significaba que las marchas fuesen un aspecto importante en la vida de un tercio. Siguiendo las instrucciones del maestre de campo, recorrían el territorio. Durante la primera media milla  el maestre de campo y el sargento iban a caballo. Los demás oficiales caminaban junto a sus hombres. Las tropas iban en silencio, a toque de tambor. Más adelante, se relajaba la disciplina. Entres la última compañía de arcabuceros y el grueso, iban las mujeres y el bagaje. Se podría dejar el bagaje y así el tercio se convertía en pura máquina de guerra. Durante la marcha se hacía altos, en lugares con agua para que pueda descansar la tropa y reponer. Al llegar al puto de destino, los tercios formaban un escuadrón.

Se daba gran importancia a la ceremonia de montar la guardia, no solo por motivos de seguridad, sino porque se la consideraba una especie de ejercicio. El relevo, se tenía que hacer una hora antes de anochecer, para que los soldados que empezaban su servicio hubieran tenido tiempo de haber cenado, y para que pudieran hacerlo los que lo terminaban.

ORGANICA

La orgánica de cualquier tipo de unidad militar es un aspecto fundamental para su eficacia. Si se establece un número demasiado corto de subdivisiones, será excesivamente pesada. Si al contrario, estas son muy numerosas, no serán suficientemente fuertes. Es preciso, que exista un equilibrio que facilite el manejo de los distintos componentes.

Durante los siglos XVI y XVII, la importancia de una orgánica adecuada fue clave. En el siglo XVIII, aparecerían en España unidades de menor entidad numérica, como el batallón. En nuestro caso, los tercios en cuanto los aspectos orgánicos tenían un gran interés ya que allí residía su superioridad. Se puede definir el tercio como una unidad combatiente de infantería, formada por un conjunto de compañías de dos tipos: piqueros y arcabuceros.

En 1560, Felipe II, modifico la estructura de los tercios, dando lugar a un tercio con tres mil hombres que de subdividían en diez compañías. De los cuales no más de dos eran arcabuceros y el resto eran piqueros.

En 1603, se establecieron tercios entre quince y veinte compañías y dos o tres mil plazas.

En 1632, se fijaron doce compañías para los tercios destinados en la península y quince para los desplegados en el exterior.

Durante el periodo anterior se puede afirmar que en Flandes los tercios se subdividían: sobre los trescientos hombres teóricos, en once oficiales, doscientos diecinueve piqueros y veinte mosqueteros, si eran de arcabuces. Los tres mil hombres nunca pasaron de ser, salvo en casos excepcionales.

A finales del siglo XVII, los cuatro tercios españoles existentes en Flandes reunían como máximo seis mil hombres. Tampoco había una cantidad fija para las compañías. Nos encontramos antes unos tercios notablemente más pequeños y por lo tanto con mayor facilidad de manejar y con mejores armas de fuego. El tercio se dividía en dos elementos. La primera división era plana mayor, que reunía un pequeño grupo de personas con funciones especializadas relacionadas con el manejo. La segunda división era el conjunto de compañía,  que formaban unidades de combate. El maestre de campo era el jefe de los tercios.

ORIGENES, NACIMIENTO DE LOS TERCIOS

La creación del nuevo Ejercito fie obra del gobierno de los Reyes Católicos, y se hizo desde España. La Corona de España introdujo el modelo suizo, que se basaba en el predominio de la infantería armada de largas picas. Esto se pudo llevar a cabo en España, ya que desde hace tiempo existía un peonaje muy desarrollado, debido a la larga guerra de Reconquista. La ordenanza de 18 de enero de 1496, sentaba las bases de la organización de esa administración militar que permitió  a España crear, enviar y mantener ejércitos y armadas en los cuatro confines del mundo cristiano.

Al construirse el ejercito del Rosellón, aparece la infantería dividida en tres partes: lanceros; escudados, y ballesteros, lo que demuestra que las innovaciones organizativas no fueron fruto de la experiencia de los cuerpos expedicionarios en Italia. Para la campaña de 1496-97, los lanceros ya dotados de picas de veinticuatro palmos. En 1500, se forma con tres mil cuarenta y dos infantes y únicamente seiscientos caballos. Agrupados en compañías de distinta entidad. Los escudados, desaparecen. Los espingarderos suman una cuarta parte del total. Gran importancia que le dan a las armas de fuego. Otro dato importante de la evolución, es la unión en la relaciones de fuerza de los lanceros con los ballesteros, que refleja la transformación de ambos en piqueros mas tarde.

La importancia dada a las armas de fuegos portátiles individuales. En este campo, España se adelanto considerablemente a otras potencias.

En 1504, los Reyes Católicos deciden formar en España, la nueva infantería. La conquista de territorios en Italia y en el norte de África, va a acelerar la transformación, al exigir guarniciones permanentes.

En 1529, se preparan las fuerzas para acompañar a Carlos V a su coronación, los espingarderos han desaparecido totalmente.

En 1534, la infantería sufre una nueva variación, creándose los tercios, que se compone de tres coronelías y estas a su vez en cuatro compañías.

1536, Orden de Génova, donde se acuña el término “tercio” para referirse a cada una de las tres agrupaciones de tropas. Cada una debe contar con compañías de trescientos hombres. Partiendo de una infantería anormalmente numerosa, pero organizada y armada de una manera convencional, llevo a unidades permanentes, dotado del más moderno armamento y con una estructura peculiar. Su superioridad residía en la utilización de armas portátiles de fuego, especialmente el arcabuz.

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/5JcM6xRWNJk" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

Página siguiente »