Home » La Sublevación Nobiliaria (2)

La Sublevación Nobiliaria (2)

La solución de Enrique no fue del gusto de los nobles que,  el 28 de septiembre de 1464 se reunieron en Burgos, formando una Comisión y dirigieron al rey  y a las ciudades del reino un escrito con las acusaciones anteriores, revestidas de religiosidad:

–          se acusaba a Enrique de tolerar y estimular la presencia en la corte de enemigos de la fe católica (musulmanes y judíos)  y de cristianos blasfemos con altos cargos como Beltrán de la Cueva, a cuya voluntad estaba enteramente sometido el monarca.

–          Frente al trato de favor que el príncipe católico dispensaba a los enemigos de la fe, los buenos clérigos eran maltratados, habían sido apresados, expulsados de sus sedes y dignidades y habían visto sus frutos, rentas y bienes ocupados.

–          Pese al aumento de impuestos ordinarios y extraordinarios a los que se habían unido los ingresos de la Bula de Cruzada, los caballeros, hidalgos, dueñas y doncellas, iglesias y monasterios, letrados del Consejo Real y alcaldes de la corte y de la chancillería estaban en gran pobreza y decaimiento porque no recibían dinero.

Se acusaba por último a Beltrán de haber quitado al infante Alfonso la administración del maestrazgo de Santiago, que le había atribuido Juan II en su testamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *