¿QUÉ SE COMERCIABA EN LA ORIHUELA FRONTERIZA?

La inmensa labor historiográfica llevada a cabo, gracias a la existencia de diversas fuentes documentales (justicia civil, coses vedades, registros de bailía y, sobre todo, protocolos notariales que han sido estudiadas por los trabajos de G. Romestan, Mª T. Ferrer, J. Hinojosa Montalvo, R. Ferrer, J Guiral, P.Iradiel, M. Ruzafa, E. Cruselles, D. Igual, G. Navarro, J. Bordes, Cabezuelo Pliego, J.A: Barrio , J.A. Soler …
El objetivo del artículo es analizar la realidad comercial en estas tierras durante los siglos XIII, XIV y XV. , lo que llamamos la Gobernación de Orihuela, que se constituye como espacio político en la Baja Edad con Jaime II, con la obligatoria comparación con el mercado europeo y mediterráneo. Teniendo muy en cuenta, por una parte, tres niveles de análisis el local, el regional y el interregional, y, por otra parte, el carácter fronterizo de la gobernación, es decir, Orihuela como territorio de frontera característica ampliamente señalada por la historiografía. Frontera directa con en el Reino de Murcia y el señorío de Villena, por tanto con la Corona de Castilla. Frontera natural con el mar Mediterráneo, por tanto con los intereses de otros reinos y potencias navales marítimas. Y frontera con el Islam, directa e interior por la presencia de comunidades mudéjares y ataques piráticos, e indirecta por la presencia de almogávares granadinos.
La regulación institucional de la actividad comercial, fue uno de los principales motivos en el crecimiento económico en estas tierras. Castellanos primero y catalano-aragoneses después, legislaron para favorecer los intercambios, fuente primordial de ingresos para los monarcas. En especial, se reguló la actividad en puertos, como el de Guardamar y el de Cabo Cervera, además de ferias y mercados, que jugaron un papal extraordinario. También se trató de regular peajes, conocidos en tierras oriolanas como dret de duana ( Derecho de almojarifazgo ) , el dret de coses verdades , el dret del general, etc.
Los productos de exportación fueron el cultivo de cereal, objeto de consumo y también de exportación más importante. Además del trigo, hablamos del vino, la sal (sobre todo de las salinas de La Mata y las del Cap de Cerver, Orihuela y Alicante), el en Elche y Guardamar; la cera, el aceite, la harina, la miel, etc. A ellos se les une, sobre todo en Elche, la lana, el algodón, el esparto y el lino. Son importantísimos la granada, el azafrán y, sobre todo, los higos, frutos secos y pasas de las comunidades mudéjares del valle de Elda, Crevillente, Elche y el Camp d’Alacant.
Por último señalar tres cuestiones. Una, sobre la complejidad del mercado oriolano por la existencia de un volumen amplio, en cuanto a la producción y distribución del cereal. Dos, necesidad de ampliar los estudios a cerca del mercado y la producción y, tres, no hay dudas sobre el notable crecimiento económico bajomedieval de la gobernación de Orihuela.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *