Orihuela catalana

El término «nación catalana», fue empleado en la primera mitad del siglo XV por las autoridades locales de Orihuela como elemento excluyente para reforzar más la entidad y el valor del concepto nacional, en el periodo previo a la formación de los Estados Modernos. Frente al papel desempeñado por la realeza, el imperio o el papado, es fundamental, el papel protagonista de los centros urbanos en el proceso histórico de construcción del discurso e identidad política en la Edad Media.

Los archivos locales de los municipios europeos conservan miles de testimonios que permiten reconstruir los sistemas identitarios de los dirigentes urbanos de las villas y ciudades europeas al menos desde el siglo XIII y, Orihuela, sirve para ejemplarizar estos procesos.

El carácter de Orihuela como territorio fronterizo, entre reinos el de Valencia, el de Murcia y el de Granada, incluso como frontera europea de la cristiandad se van a convertir en factores determinantes para que las oligarquías desarrollaran un discurso político y una identidad en los que remarcaban su posición fronteriza, la necesidad de sus servicios a la monarquía, la capitalidad sobre el territorio y la aspiración secular a una diócesis propia

En momentos cruciales para la construcción de la identidad y para la memoria histórica del reino de Valencia, como la Guerra de los dos Pedros, la oligarquía oriolana reforzó su lealtad a la monarquía a la Corona de Aragón y a todos los símbolos propios de la Corona: la iconografía, la lengua, la cultura, la religiosidad, etc.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *