Los eclesiásticos también pagaban sisas

Eclesiásticos y concubinasEn el contexto de la Guerra de los Dos Pedros, el rey don Pedro asediaba Orihuela la cual estaba sin amurallar, lo que supuso que se tuviera que invertir dinero en las obras de los muros, el consejo tuvo que mandar que pagasen todos los oriolanos, incluidos los clérigos de misa. Se aprobó un estatuto en el que los eclesiásticos tenían que pagar y contribuir por los bienes realengos, y por lo que debían se lo sacarían en prendas, si no obedecían, los justicias y jurados lo harían por la fuerza, ante estas circunstancias los eclesiásticos tuvieron que acceder.

Fue en 1377 cuando se presentó un pleito porque dejaron de contribuir, los abogados de Valencia remitieron al consejo la respuesta:

–          Los clérigos tenían que contribuir junto con los seglares en la reparación de los muros, valles, fuentes, puentes y caminos que son para la defensa y de utilidad para todos los habitantes de Orihuela.

–          Los eclesiásticos siempre han pagado sisa de carne, pan, vino y pescado.

–          Los clérigos no debían eximirse por las siguientes razones:

1º Los clérigos, por derecho canónico, tienen que vivir casta y honestamente, y aún así tienen en sus casas concubinas e hijos.

2º Han hecho fraude de las rentas de la Iglesia, han comprado bienes realengos, obligándose por ellos en derechos reales y vecinales.

3º Si no deben pagar por ellos, sí tienen que pagar por las concubinas y por los hijos que tienen con ellas. No pueden ser eximidos del pago de la sisa porque ellos también compran de las cosas sisadas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *