La oligarquía oriolana

En Orihuela nos encontramos con una élite compuesta por una caballería villana con hegemonía política, económica y social que vivía en una especie de tensión más o menos constante por las ansias de conseguir más poder. Y aparte otra que aunque no disfrutaba de un puesto en el gobierno local, sí tenían el suficiente poder como para poder interferir.

 

Sobre el primer grupo habría que decir que estaba formado por gentes con caballos para poder luchar, vivían en la zona intramuros (o extramuros pero contaban con propiedades importantes), habían recibido tierras, casas y privilegios por haber ayudado en la reconquista, etc. Eran pocos los linajes que conformaban este grupo y ponían todos los impedimentos posibles para que eso siguiese así y fuesen siempre los mismos los elegidos.

 

Esta oligarquía podía:

  • Controlar políticamente el territorio y a la población.
  • Redactar las ordenanzas municipales y normas electorales para que los mismos siguiesen en los puestos de poder.
  • Excluir a los rivales de turno del poder político.
  • Regular el tiempo, trabajo, moral, religiosidad, ocio y sexualidad de la población.

 

A todas esas ordenanzas e impedimentos varios para perpetuar el propio poder en la ciudad, os recuerdo que en el anterior comentario os puse que llegados a mediados del siglo XIII al XIV van excluyendo a mudéjares y judíos del poder.

 

Fue una forma de acaparar poder en unas pocas manos, lo que luego derivaría en la lucha de poder entre los oligarcas y el poder central. Problemática que duró varios siglos y que algunos historiadores todavía ven actualmente, por ejemplo, en España con el tema de las autonomías y deseo de independencia de algunos territorios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *