¨La Valencia Medieval¨

Una breve descripción de la ciudad de Valencia durante la Edad Media

¨La Valencia Medieval¨ - Una breve descripción de la ciudad de Valencia durante la Edad Media

Caza y Pesca

La caza

Era una actividad de relativa importancia económica que completó la fuente de riqueza que representaba la agricultura y la ganadería. Se ejerció principalmente para disponer de subsistencias que completaran la dieta alimenticia, como negocio y como afición de la nobleza.

baudelio-berlanga

Escena de caza en la Edad Media

En primer lugar, sabemos que la caza era parte de la dieta alimenticia de la mayoría de los ciudadanos valencianos. Destacarían animales como la liebre, la perdiz, etc.

Por otro lado,  con cierta frecuencia los agricultores mostraron su preocupación por sus cosechas, ya que algunos animales considerados alimañas(lobos, cuervos y jabalíes) realizaban destrozos considerables en estas, por lo que se dictaron medidas para fomentar y estimular la caza de ciertos animales.. Jaime I ya realizo ciertas ordenanzas en el fur donde promocionaba la libre caza y se regulaban los precios. También encontramos el  ¨Manuals de Consells¨ donde  hemos observado la existencia de licencias para cazar, la recompensa por cazar alimañas, etc.

La Pesca

Tacuinum_Sanitatis-fishing_lamprey

Pesca en río, siglo XV

La pesca también estuvo considerada como una de las grandes actividades de la economía en la valencia medieval. El oficio de la pesca lo llevaron a cabo los ¨Hombres de barca¨, lo que hoy conoceríamos como pescadores y  se realizo prácticamente  en la Albufera en  los meses invernales  y en verano en las costas mediterráneas. El oficio de pescador se fortaleció en el transcurso del tiempo, su oficio en el marco de las instituciones gremiales y su actividad fue minuciosamente regulada. Además el mandamiento de ayuno y abstinencia promovido por la Iglesia obligaba al consumo de pescado, lo que provoco un notable desarrollo de la pesca.

Tenemos varios testimonios que nos hablan de la pesca y nos permiten conocer mejor el oficio de pescador. Estos  son una muestra de la actividad pesquera que se desarrollaría en los puertos del Reino de Valencia y que de tipo de capturas constituían la dieta alimenticia de los ciudadanos. En el primer Manual de Consells se nos habla de las provisiones de los pescadores y de los precios de algunos pescados y las principales zonas pesqueras que tenía el reino de Valencia. También tenemos en el Llibre de Consells de Castellón donde se registra la variedad de pescado que se ofrecía.

La ganadería

Era la actividad que junto la agricultura formó el grueso de la economía medieval valenciana. Por un lado, tenemos constancia de la existencia de abundantes rebaños de ovejas, cabras, ganado vacuno y cerdos. Y por otro, el denominado ganado mayor constituido por animales de labranza. Sin embargo, no conocemos exactamente los números de cabezas de rebaño, debido a que el número de estos variaba según la riqueza del propietario. Lo que si sabemos con exactitud es que los rebaños de ovejas eran los más numerosos.

ganaderiamedieval

Relieve medieval representando una escena ganadera

A través de las fuentes también conocemos que las comarcas de Els ports de la Morella, el Maestrazgo y la Serranía eran las que albergan mayores posibilidades ganaderas por su vegetación y sus condiciones geográficas.

La misma Corona con Jaime I a la cabeza, estableció medidas proteccionistas que regían la trashumancia y delimitaban las zonas de pasto. La protección de la actividad ganadera por parte de la monarquía terminó aquí, ya que otros monarcas como Pedro el Ceremonioso en 1336, ya establecieron medidas similares.

Otro hecho destacable y por el cual conocemos bien la ganadería de aquellos siglos, es la aparición de los primeros conflictos entre ganaderos. Los incidentes entre los ganaderos por el uso de pastos o por quebrantar las normas eran muy habituales, por lo tanto, se creó un ordenamiento de Valaders o guardias de campo que se encargaba de cuidar todas las cuestiones que derivaban de estas situaciones. Además, también conocemos los  Llibres de Ordenacions que recogían los pleitos por los pastos, las confiscaciones de reses, hurto de ganados, etc.

También destacan los conflictos entre ganaderos y agricultores, estos fueron inevitables y obligarían a intervenir al mismo monarca. Este harto de las frecuentes riñas concedió a las distintas poblaciones del reino un privilegio conocido como Ligallo, que intento solucionar estos pleitos.