Xàtiva y la rebelión de las Germanías I

Tras su conquista en 1244 y su estructuración administrativa de carácter local y regional, Xàtiva continuó su camino y se erigió, como ya hemos visto, en una gran ciudad del Reino de Valencia. Podemos decir que el curso de la historia fue favorable para la ciudad hasta la fatídica Guerra de Sucesión a la que ya hemos hecho alguna referencia, con las excepciones de ciertas crisis puntuales en el siglo XVII provocadas por la peste y la expulsión de los moriscos entre otros.

En los siglos anteriores como es lógico también podemos ver puntualmente algunos problemas: hubo problemas económicos a nivel estatal, crisis de subsistencia y muchas necesidades de las clases bajas no eran cubiertas. No obstante, también vemos como poco a poco la ciudad empieza a modernizarse con el paso de los años y siguiendo los pasos de la Europa Cristiana deja atrás el modelo feudal y surge una burguesía y un desarrollo comercial mayor que será muy importante en época moderna.

No es hasta el siglo XVI que Xàtiva no se enfrenta a un conflicto político de renombre.  Nos referimos a la Rebelión de las Germanías acaecida hacia el año 1520 y que abarcó todo el territorio del Reino de Valencia y donde Xàtiva también jugó su papel.

La raíz del conflicto la hallamos en una epidemia de peste que se produce en Valencia y de la que huyen despavoridas todas las familias nobiliarias, dejando la ciudad desprotegida y a merced de la muerte y la enfermedad. Dada esta situación, será la sociedad civil y la burguesía organizada en gremios, que ya se habían hecho con un papel importante dentro de la sociedad, los que tomarán las riendas de la ciudad. Posiblemente todo hubiera podido quedar en anécdota o en leve levantamiento social, pero la concesión del derecho a formar milicias ciudadanas, que se dio durante el reinado de Fernando el Católico para defenderse de los ataques de piratas bereberes y el consiguiente permiso de portar armas a los ciudadanos, provocó que una simple disputa y cierta decepción con la actitud puntual de las clases nobiliarias, tomara tintes de revolución social y se extendiera rápidamente a todo el territorio valenciano, incluida Xàtiva.

la-guerra-de-las-germanias

Conversiones forzosas durante la rebelión de las Germanías

Este movimiento agermanado destaca por una repulsa hacia las clases altas que despertó mucho interés entre las clases bajas y medias, esperanzados con el sueño de un cambio social que les hiciera salir de la pobreza a la que estaban sometidos. Artesanos, oficios libres, campesinos, ganaderos, bajo clero y en general los grupos sociales menos favorecidos por el sistema, se unieron en comunidad y se convirtieron en verdaderos agermanats. Esta esperanza de las clases bajas fue muy bien dirigida por los líderes, quienes supieron enfocarla hacia la rebelión. Además del claro componente social del conflicto, hemos de destacar también la fuerte religiosidad del movimiento que provocó ataques a morerías y conversiones forzosas como la que vemos en la fotografía.

Se establece un sistema de combate con cierto parecido a la guerra de guerrillas, realizando incursiones rápidas y triunfantes y siendo verdaderamente difíciles de parar por el ejército real. Pronto, varias de las más importantes ciudades del Reino de Valencia cayeron en manos de los agermanados, incluidas algunas como Xàtiva, Orihuela, Valencia, Elche, Alicante o Alzira.

El desenlace de este conflicto podremos verlo en un próximo post, pero adelantamos que será interesante y trataremos también la historia de un misterioso personaje de la época convertido casi en un verdadero mesías: l’encobert. De momento os dejamos con un enlace a una cronología con todos los acontecimientos de las germanías que hemos visto en el blog “comunitats i germanies“. Sin más nos despdedimos y os invitamos a seguir leyendo las próximas entradas.

Sobre juancarlosbetancort