Home » Exigencias de la época

Exigencias de la época

La antigua economía está dominada por el consumo, donde la demanda crece en función de las nuevas necesidades que aparecen, y la propia expansión. Las necesidades nacidas del crecimiento demográfico, exigiendo una gran cantidad de bienes de subsistencia. Consecuencias visibles son la extensión de las superficies de cultivo y el aumento del tráfico de cereales, y otros productos como la carne, fruta y bebidas. La evolución del gusto, hizo también que aparecieran nuevas necesidades, tanto entre las clases populares como entre las clases superiores. En este aspecto, el desarrollo del lujo, unido al nuevo papel de las cortes principescas y al deseo de la burguesía de aparentar, entraña toda clase de actividades (vestimenta, joyas, muebles o comidas) hace que se multipliquen los gastos que les proporcionan prestigio. Unido a esto, el florecimiento de nuevos edificios hace de la construcción una actividad económica fundamental, involucrando un valor considerable en la aparición de numerosos oficios.

Añadiendo a esto unas necesidades surgidas de la política llevada a cabo por los Estados con la creación de ejércitos permanentes y los interminables conflictos europeos, ejercieron una considerable influencia sobre determinadas ramas de la producción. Hay que conceder un lugar también a las motivaciones psicológicas, mencionadas anteriormente. La afirmación del individuo, de su autonomía moral, de su virtù, se ejerce también dentro del terreno de los negocios. La liberación aportada por los movimientos intelectuales y religiosos a la vieja escolástica medieval ayuda al desarrollo de la iniciativa económica. Por último y nos menos importante, la necesidades también surgen debido a la apertura de los nuevos mercados, representando un factor de desarrollo la entrada de Rusia a comerciantes europeos y las adaptaciones a la forma de vida de naciones vecinas.

Todo esto, unido al tema de la reconstrucción, hace que nos planteemos que de una manera más posible se intentó llevar a cabo esa recuperación económica, no sólo en el contexto italiano, que es lo que tratamos en este blog, sino a contexto europeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *