Historia

Alicante es una ciudad Española, capital de la Provincia y una de las tres que conforman la Comunidad Valenciana. Es ciudad portuaria situada en la costa mediterránea. Por su población de 335.000.habitantes, es uno de los municipios valencianos más poblados. Forma una conurbación de 452.000 habitantes con muchas de las localidades de la comarca. Se trata de una ciudad principalmente dedicada al turismo y a los servicios.

La ciudad se halla a orillas del Mediterráneo . El monte Benacantil con 168 metros de altura, sobre el que se asienta el Castillo de Santa Bárbara, domina la fachada urbana y constituye la imagen más característica de la urbe. En ésta encontramos también el Tossal, donde se asienta el Castillo de San Fernando, la sierra de San Julián o Serra Grossa, las lomas del Garbinet y el Tossal de Manises. Entre éstas discurren barrancos y vaguadas. Al sur de la ciudad hay una zona pantanosa, el saladar de Agua Amarga. En la linea de costa cabe destacar las diversas playas, que tanto caracterizan a esta ciudad y que a tantos turistas atrae .

En cuanto a la hidrografía cabe señalar las cuencas del río Seco y de la Rambla de la Ovejas Destaca también la Isla de Tabarca , frente al cabo de Santa Pola, que forma parte del municipio.

Alicante cuenta con un clima mediterráneo áridoárido , con temperaturas suaves a lo largo del año y lluvias escasas, concentradas en los periodos equinocciales. La oscilación térmica diaria es muy pequeña debido la influencia marítima. En cuanto a la oscilación anual, esta es también reducida, por lo que los inviernos son suaves y los veranos calurosos.

Las precipitaciones son de 311 mm anuales, siendo septiembre y octubre los meses más lluviosos debido a las lluvias torrenciales causadas por la gota fría que pueden alcanzar más de 200 mm en 24 horas causando severas inundaciones.

Entre las actividades económicas desempeñadas en Alicante destaca de manera sobresaliente el comercio, que históricamente tuvo como punto de apoyo el puerto. Las actividades comerciales de la ciudad tienen gran poder de atracción para la mayor parte de la provincia y alcanza por el eje del Vinalopó hasta Almansa. Actualmente, la ciudad de Alicante ocupa el quinto puesto a nivel nacional en importancia en cuanto a comercio se refiere, tan sólo superada por ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla.

El turismo, ya presente a mediados del siglo XIX, es otra actividad importante en la ciudad, apoyado por la benignidad del clima, las playas, el patrimonio histórico y su oferta de ocio.

En Alicante son también importantes las actividades administrativas, favorecida por su posición de capital de la 4ª provincia española de mayor producción económica. La Universidad de Alicante cuenta con más de 33.000 alumnos y atrae a un número importante de estudiantes extranjeros.

La industria ocupa al 5,7% de la población activa del municipio. Destacan las fábricas de aluminio, de tabaco, de maquinaria, de materiales de construcción y de productos alimenticios. Dentro del área metropolitana, las actividades fabriles tienen gran importancia en el municipio de San Vicente del Raspeig, donde se encuentra la mayor fábrica de la aglomeración de Alicante , al igual que la destacada Universidad de Alicante.

En cuanto a la historia de la ciudad, nos centraremos en los años 1936-1940. En el inicio de la Guerra Civil Española, el bando sublevado fracasó en un intento de poner sitio a la ciudad desde Orihuela y otras poblaciones de la Vega Baja. Otro suceso importante fue el fusilamiento del dirigente falangista Jose Antonio Primo de Rivera, que se encontraba preso en Alicante, el 20 de Noviembre de 1936. Como represalia Alicante sufrió el famoso Bombardeo de las 8 horas, a los pocos días después.

La ciudad sufrió durante la guerra 71 bombardeos que causaron la muerte de cientos de personas y el derrumbe de más de 700 edificios El ataque que causó más víctimas fue el Bombardeo del 25 de Mayo realizado por aviones italianos Savoia en 1938 cuando, soltando unas 90 bombas en el Mercado Central, produciendo así la muerte de cientos de personas.

A pesar de los bombardeos, la ciudad permaneció fiel a la República hasta el final de la Guerra y por ello fue objeto de técnicas de debilitamiento psicológico como por ejemplo el lanzamiento de pan blanco envuelto en lemas fascistas en época de hambre. Puesto que Alicante fue de las últimas ciudades en caer en manos de las tropas Franquistas, en el puerto se vivieron escenas dramáticas entre los que esperaban buques para partir al exilio; había orden de matar a toda persona que se encontrara en la zona intentando huir, los buques extranjeros no aceptaban recoger a nadie debido a la amenaza existente sobre el hundimiento de cualquier barco que recogiera exiliados; los únicos barcos que corrieron el riesgo por salvar a la población civil fueron los Argelinosy otros barcos como el Stanbrook ,que partió del puerto sobrecargado. Centenares de alicantinos partieron hacia Orán, creando una colonia estable y un hermanamiento entre las dos ciudades que todavía hoy persiste.

El 30 de Marzo de 1939, entraban en la ciudad las unidades de la División Littorio . La represión consecuente fue considerable al considerarse la ciudad y la provincia como «rojas». Los últimos detenidos republicanos en la guerra lo fueron en ell Puerto de Alicante y la mayoría sufrieron la estancia en el campo de concentración de Los Almendros. Al terminar la guerra, el alcalde Luciáñez propuso que la ciudad pasara a llamarse Alicante de José Antonio. Pese a aprobarse nunca llegó a producirse el cambio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.