DUDAS-EN-ESPAÑOL ERRORES-COMUNES-DEL-ESPAÑOL
Licencia Creative Commons
Esta obra se licencia con Creative Commons. Cita, no comercialices y compártelo igual.

Don Antonio ya insistía en los años de la movida: “marchaos”, no “marcharos”. Y sus alumnos se volvían locos. Don Antonio pertenecía a la vieja guardia que vigila el planeta de posibles invasiones alienígenas. El padre de Juan Vicente insistía en que un alienígena se le había metido en su local de la calle Doctor Bergez y que le desordenaba los cojinetes y el serrín. “Quedaros y lo veréis”, decía a sus hijos. Años después, cuando el padre de Juan Vicente murió y sus hijos desalojaron el local, advirtieron que había sido cierto: durante todos aquellos años solo un alienígena podía haber morado en aquel bajo húmedo.

Los alienígenas no invadirán nuestro planeta, sino a nosotros mismos, haciéndonos perder nuestro juicio. ¿Cómo lo sabremos? Le preguntaba yo a Rafa, mi compañero rarito de 5º de EGB, parapetada nuestra conversación por el Senda. Por el lenguaje. Nos afectará al habla. ¿En serio? Totalmente. Te daré una prueba irrefutable: mi abuela ha empezado a hablar al revés, no dice árbol, dice álbor. Rafa se marchó del colegio en 8º.

Lo cierto es que la invasión empezó  hace tiempo.  Al mismo tiempo que los ordenadores se volvieron locos porque no podían interpretar el año 2000. Ahora, solo los que pagaron 3000 euros a esas empresas pueden hacer que sus ordenadores funcionen. Tengo una vecina cuyo ordenador no funciona por esa razón. Además, está enferma del Mal de las Vacas Locas, del SARS y ayer me comentó en la escalera que  mañana (como mucho el jueves) va a contagiarse de la gripe porcina. La invasión de los imperativos replicantes es otra realidad. Ya están aquí. Lo he leído en internet: conectaros. Lo he oído en la radio: acercaros. Lo he oído en la televisión: relajaros. Los alienígenas han invadido los medios de comunicación y han empezado con los imperativos, sustituyéndolos por infinitivos, mucho más dóciles y vulnerables a sus poderes mentales. Y esta solo es la primera oleada. Dentro de poco, otros replicantes contaminarán la pasiva refleja, que atacará luego al impersonal. Del impersonal al reflexivo hay un paso. Y a partir de ahí, el final, porque el reflexivo conecta con los pronombres personales. La supervivencia del ser humano está en peligro.

Pero aún estamos a tiempo. Aún podemos hacer algo para salvar a la humanidad: negaos a pronunciar un infinitivo seguido de un enclítico. No digáis marcharos porque nunca se irán, decid marchaos y quizá así puede que la raza humana sobreviva. Uníos a la resistencia.

Imperativos correctos: quedaos, marchaos. Imperativos incorrectos: marcharosquedaros.

Comments 10 Comentarios »

Hablaba de la seducción que durante cierta época había provocado en algunos escritores e intelectuales el deporte del boxeo. Dije que para éstos el boxeo tenía glamour. La falta de acuerdo me arrastró a sospechar que quizá no coincidíamos en el sentido de glamour. Tenía por sabido que tener glamour es sinónimo de irradiar o poser encanto en grandes dosis, pero quizá no era tanto así.

Olvidé el asunto, pero unos días después la palabra me asaltó como un croché directo al mentón. Me encanta bucear por los fondos semánticos, abrir lo que guardan las palabras, advertir los cambios de sentido, sus ensanches y sus recortes. Aburro con esto. Acudí a la RAE y quedé bastante desencantado con la definición. Al parecer, el poco glamour de los académicos ha condicionado la descripción del término en el DRAE, más parca por superficial que por prudente.

Dice la RAE que glamour es un “encanto sensual que fascina”. Como un detective fascinado, decidí investigar: Fueron los escoceses. Ellos tienen la culpa.

Resulta que glamour y gramática una vez estuvieron unidas, como los continentes. En la antigüedad, para los escoceses tener grammar era hablar con una buena dicción. Tenían grammar  las personas que transmitían el conocimiento, que encantaban con su forma de pronunciar; vamos, como los actores de la Royal. Grammar estaba relacionado con los sabios, con los magos, también con la brujería. El término viajó hasta la corte inglesa, pero por el camino le dieron un poco de glam up. La crisálida grammar se transformó en mariposa glamour, que actualmente se define como “poseer un aire de irresistible encanto, que atrae, excita, sobre todo cuando es de una gran fascinación engañosa para los sentidos”. Indudablemente, esta deficinión británica tiene más glamour que la española. Por una vez, los británicos hacen de fogosos latinos y los españoles de circunspectos anglosajones.

Comments 10 Comentarios »

¿Este águila? o ¿Esta águila? ¿Este agua o esta agua? A menudo tendemos a realizar una especie de operación de cambio de género a determinadas palabras que comienzan por ‘a’ tónica cuando las acompañamos con indefinidos (un), demostrativos (este) o determinativos (mucho). Sabemos que se dice el agua, el águila, el hacha y el hambre, pero pinchamos cuando tenemos que acompañarla. Así, no sabemos si tenemos mucho o mucha hambre, poco o poca agua.

El uso correcto es acompañar con el artículo el y con los indefinidos un y sus compuestos algún o ningún, y con los demostrativos esta, esa, aquella o los determinativos mucha o poca. Los adjetivos que se refieran a estos nombres deben concordar también en género: el águila majestuosa, ya que el uso del artículo el no hace que el águila se vuelva machote.

Correcto: el aula, esta aula, aquella aula, ningún aula…
Incorrecto: este agua, ninguna agua

Comments 7 Comentarios »

Cada vez que alguien pregunta la forma correcta del imperativo de segunda persona del plural del verbo ir (en forma reflexiva) es como si perdiéramos el Mundial de Corea otra vez. Parece que la gente no tiene una duda, sino ganas de cabrearse. Hay una corriente en los últimos años de confundir infinitivo e imperativo, y así oímos mucho: levantaros, acostaros, casaros, separarosAsí, el uso general es iros cuando se suma el enclítico os, si bien la norma es idos . El caso es que hay verbos que dan muy mal rollo.

¿Y por qué se puede decir veníos y no se puede decir íos? Pues porque no se puede echar a la gente por las buenas, vaya. El caso es que si haces una fiesta y además de que vas echando a la gente dices cosas como idos de aquí, pues les va a valer la pena marcharse. Por otro lado, también está bien decir piraos, siempre que los que eches sean unos idos. En conclusión, quizá se hacen necesarias ambas formas, pero si estás hasta las narices de que acaben con las cervezas y los panchitos, lo mejor es que digas ¿Sus vais o no sus vais?
Ante la aportación de algunos usuarios (siempre agradecida) y el gran número de comentarios recibidos (el debate oscurece en ocasiones la claridad que debemos mostrar), transcribo la norma de la Academia:

IR(SE). “Las formas de imperativo propias de este verbo son ve (tú) e id (vosotros) y, para los usos pronominales, vete (tú) e idos (vosotros) (…) Debe evitarse, para el imperativo singular, el uso de la forma vulgar ves y, para el imperativo plural, el uso del infinitivo iros y el de la forma arcaica íos»”.

La RAE no considera los conjugados vamos, vayamos, váyase o váyanse en este verbo como imperativos, sino que hoy en día pertenecen al indicativo y al subjuntivo.

Correctos: id, idos.
Incorrectos pero resultones :
ir, iros, íos.

E qui finisce la commedia.

Comments 41 Comentarios »

Siempre me ha parecido una suerte enorme que uno pueda tener muchos currícula. Eso es algo parecido a tener muchas vidas. Una persona que echa muchos currículums debe de tener un oficio similar al del actor, que representa muchos personajes.

La Academia recomendaba mantener invariables en plural ciertos latinismos terminados en consonante, como currículum Ya lo sé, no me lo digas, suena fatal. Currícula suena a enfermedad. Por ejemplo, “Qué noche, la currícula no me ha dejado dormir” ¿Existirá el cólico de currícula? El cólico de currícula debe de ser ser el síntoma principal de angustia vital. En lugar de echar currículums a las empresas puedes decir enviar mi currículum a las empresas. No obstante, las locuciones latinas son invariables en el plural. Así debemos decir (llegado el extraño caso de que realmente quieras decir cosas así) “los currículum vitae”.Y si no te gusta, pues no hay problema, utiliza currículo y currículos. Ya lo sé, no me lo digas, también suena mal. Suena a Este jersey es muy malo, a la segunda lavada le han salido currículos.

Así pues, en este artículo yo mantenía dicha recomendación. Es lo que había. En ésas “Yo” me transcribe (como veis en el comentario) el artículo de la RAE donde dice que desde la edición del Diccionario Panhispánico de Dudas de 2005, la Academia admite, por su uso mayoritario, que los latinismos hagan plural en -s o en -es (salvo los acabados en -r). Esto de “hacer el plural”, por cierto, me parece estupendo: “Oye, ¿tu latinismo hace bien el plural?” Cuando llegue a casa, voy a pedir a mis latinismos que me hagan el plural un rato, a ver si me animo.

Además, la Academia dice no deben usarse latinismos plurales en -a, como es el caso de currícula. Qué horror: llevo más de dos años sermoneando con currícula como mi profesor de latín de 2º de BUP. Desde que “Yo” me envió el comentario, me siento más moderno. Creo que voy a ir a visitar a este profesor solo con el fin de espetarle un “currículums, curículums”, a ver qué me dice ahora.

Norma general: currículum, currículums.
Uso aconsejable: currículo, currículos.

Uso de la locución: el, los currículum vitae.

Comments 3 Comentarios »

No me deja de llamar la atención que todavía no se haga uso generalizado de ciertos femeninos necesarios en las profesiones (médico/médica) y sí de otros que no lo son (juez). Es, posiblemente, un síntoma de que la igualdad está a demasiadas estaciones de metro todavía.

Sería oportuno e incluso necesario un mayor uso del femenino y que digamos médica en lugar de médico. Además, el término de médico no nació porque lo ejercieran solo hombres, ni mucho menos. El gallego meiga proviene del latín medica, que no designaba a las brujas, sino a las curanderas.

Así pasa con otras profesiones, como la de abogada, ingeniera… Como pasa con los títulos: presidenta, concejala¿Y juez? Pues es correcto jueza, aunque no demasiado útil, puesto que juez es masculino como femenino. ¿Por qué concejal o juez nos parecen masculinos y no nos lo parecen detective o agente? ¿Y por qué no nos parece femenino ciclista o dentista y sí modista? Al final, la Academia se somete al uso y acepta el distintivo de género aun cuando no es útil. Según la Academia los modistas también son modistos. No sé qué pensará mi dentisto de esto. Afortunadamente, las poetas han ganado.

Por cierto, mi novia es abogada y yo un cuentista.

Comments 3 Comentarios »

¿Por qué tenemos la manía de poner tilde al adverbio solo? No tunees el adverbio, déjalo que fluya.

Aunque el uso pop es el de colocar una tilde al adverbio, y así lo vemos en muchos diarios, la norma de la Academia desde 1999 es que debemos poner tilde a solo únicamente en el caso de que se produza ambigüedad de significado. Pongamos un ejemplo de esa ambigüedad:

Estaré en Londres solo tres meses

La frase tal y como está escrita solo significa una cosa: que la persona que la expresa estará sin compañía durante 12 semanas. Eso es demasiado tiempo para algunas cosas. En el caso de que quisiera expresar que estará en Londres no más de esas doce semanas (solo o en compañía), debemos poner tilde, porque si antes este solo era adejtivo, ahora este solo es un adverbio:

Estaré en Londres sólo tres meses


¿Y cómo distinguirlos? ¿Y quién quiere distinguirlos? No son venenosos. La cuestión no es distinguirlos, sino que en el uso, los casos de ambigüedad aparecen menos que un por favor. Es decir, no pongas nunca tilde y punto, ya que el contexto suele deshacer a la ambigüedad como un terrón de azúcar.

Nota: los diarios redactan su propio libro de estilo y éste a veces no sigue las normas de la Academia. ¿Por qué? Porque no les apetece. No creas que porque lo dice El País o El mundo es correcto.

Comments 6 Comentarios »

Pues no. Según la norma de la Academia, las siglas no tienen plural. Por mucho que la sigla corresponda a palabras de un idioma que no es el nuestro y en ese idioma sí se componga un plural (como es el caso del inglés), cuando escribimos en español, nuestra cita de las siglas no arrastra su plural. Así, debemos escribir “He comprado unos DVD”, y no “He comprado unos DVD’s” o unos “DVDs”. Muchos, ante la duda, suelen poner una s minúscula, así, como para quedar bien. Hombre, puestos a escribir lo que uno le plazca, pues lo mejor es “He comprado unos unos DVDeses”. Aunque veas en la publicidad de Carrefour esos plurales, tú pasa de largo y vete a por chorizo criollo.

Correcto: La carga de un canon a los DVD me parece un abuso. ¿Y si esos DVD los compro para almacenar las fotos que yo mismo hago?
Incorrecto: dvd’s, DVDs.

Comments 7 Comentarios »

(C) Paco Sanguino 2007