La caída en los mercados este mes, me recuerda a 2011 y 2015, dos períodos en nuestra reciente historia, en que las acciones cayeron drásticamente debido a temores sobre la deuda y aumento de los tipos de interés. Hemos pasado por esto antes y volveremos a pasarlo en el futuro. Como era el caso entonces, me da la sensación, que la brusquedad del movimiento viene más infundada por un espasmo emocional que por algo justificado en la salud del sector empresarial.Durante estas “rabietas”, las amenazas o riesgos de cualquier negocio se ven magnificadas, y los peores escenarios parecen más probables. De hecho, no hace mucho, algunos inversores refunfuñaban de que algunos mercados estaban muy caros para invertir (EEUU), pero cuando las cosas caen, como lo hicieron la semana pasada, esos mismos inversores, tienen dificultades para comprar, por temor a que vaya a seguir cayendo. Continue Reading →