¿Cómo era Felipe el Hermoso y Juana la Loca?

En octubre del año 1496, el Archiduque D. Felipe se presentó un atardecer  en                 el convento para conocer a su prometida y se encontró con una doncella  de 17 años, alta y de buen tipo, con el cabello moreno recogido en una trenza,  los ojos verdes, con hermosos colores en las mejillas y desprendiéndose de  ella una sensación de frescura y serenidad. Iba vestida con sus mejores galas,  con la majestuosidad y dignidad propias de ella.

D. Felipe quedó sobrecogido y embargado ante tanta belleza. Después de los  saludos de rigor se sentaron frente al fuego de la gran chimenea y pidieron a  los caballeros que acompañaban a D. Felipe y a las doncellas de Dª. Juana  que los dejasen solos para poder hablar a gusto.

Como D. Felipe no sabía el castellano, Dª. Juana eligió el idioma francés,  que conocía bastante bien y que aprendió de su maestro fray Pedro Mártir        de Anglería.

D. Felipe, de 18 años, era menudo de cuerpo, delgado, pelo rubio, ojos  azules y muy risueño. Cuentan que en aquella primera entrevista estuvo  encantador. A las dos horas el Archiduque y la Infanta se trataban ya con  tanta familiaridad y llaneza que parecía que se conocían de mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.