Explicación del tema

Plano extraído de uno de los volúmenes de “Crónica de la provincia de Alicante” de Vicente Ramos, 1979.

Este blog tiene por objetivo reunir y divulgar la «vida y obra» de los ilustrados más representativos de la provincia de Alicante, así como introducir al lector y a la lectora, si bien brevemente, en el contexto histórico alicantino de los siglos XVIII y principios del XIX.

En Alicante, la Ilustración no fue tan intensa como en otros lugares de España, y menos aún como en otros países europeos (Francia e Inglaterra, naturalmente, son los paradigmas), pero no obstante su influencia fue relativamente notoria y determinante.

En este blog hablamos, por lo tanto, de esos hombres que a nuestro juicio fueron «determinantes» en la historia moderna de Alicante y más en general en la historia de Europa (no olvidemos, en ese sentido, que Manuel Martí, Pedro Montengón y Juan Andrés entre otros, vivieron muchos años en Italia). En orden de nacimiento, estos fueron -aunque no están todos los que son- el humanista preilustrado Manuel Martí (1663-1737), el marino y científico Jorge Juan y Santacilia (1713-1773), el erudito Francisco Cerdá y Rico (1739-1800), el historiador de la filosofía Juan Andrés (1740-1817), el novelista utópico Pedro Montengón y Paret (1745-1824), el arqueólogo Conde de Lumiares (1748-1808), el jurista preliberal Juan Sempere y Guarinos (1754-1830) y finalmente el clérigo anticlerical Antonio Bernabeu (1761-1825). Todos ellos vivieron, en promedio, cerca de 70 años. Pensemos, pues, cuánta «vida y obra» tenemos para analizar y cuánto trabajo tenemos por delante.

En el fondo, nuestros humanistas del XVIII siguieron los ritmos europeos respecto a los planteamientos intelectuales de los ilustrados. A diverso ritmo, si queremos, y en diferentes grados de profundidad. Pero, en el fondo, las mismas raíces intelectuales. Una vez la actitud religiosa, otras las presiones políticas, o la menor fuerza social de la burguesía, serán factores que expliquen los límites intelectuales de nuestros ilustrados. Pero no podemos olvidar que los hombres de letras, philosophes o ilustrados eruditos, en su mayoría, vieron en los humanistas el inicio de la superación del aristotelismo escolástico, al mismo tiempo que admiraron y, en algunos casos, practicaron la erudición y la historia.

  • Mestre Sanchís, Antonio. Humanistas, políticos e ilustrados. San Vicente del Raspeig: Publicaciones de la Universidad de Alicante, 2002, pág. 294.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.