Viaje a Egipto

Sin duda, uno de los mejores viajes de nuestra vida. Hemos tenido de todo: relajación, cultura, gente muy maja. Y conocer una de las culturas más antiguas. Egipto es alucinante, visto desde la perspectiva de un turista, claro está.

Lo primero que tuvimos que hacer es elegir la agencia de viajes. Hay una gran cantidad de oferta, con precios que varían muchísimo para ofrecer (aparentemente) lo mismo. Nosotros, después de mirar en varios foros (losviajeros es uno muy bueno), decidimos contratarlo por El Corte Inglés. El problema no te suele venir por la agencia con la que contrates en España, sino por la agencia local de Egipto que te recibe. ECI trabaja con Galaxia, una de las mejores. Mucha calidad, aunque el precio está por encima del resto. No nos arrepentimos de nada, vimos a otra gente que iban con otras agencias y tuvieron quejas (por ejemplo, visitas que no se hacían). Nuestros guías eran estupendos (unos mejores que otros), y te resolvían cualquier problema o petición que tuvieras (como ir a comprarte tabaco ellos mismos). Uno de ellos es egiptólogo y nos explicaba muy bien todo (tenía una gran capacidad comunicadora).

El viaje que escogimos (de 11 días) estaba dividido en tres partes: crucero por el Nilo, crucero por el Nasser y El Cairo. Los cuatro primeros días fue por el Nilo (viaje en avión a Luxor y embarque en la motonave), desde Luxor a Assuan. En este trayecto cabe destacar los templos de Luxor y Karnak, el valle de los reyes y de los nobles, aunque cualquier templo o monumento que veíamos nos dejaba asombrado. El ritmo de visitas era bueno (salvo el primero día, que fue agotador), nos levantábamos temprano, veíamos cosas y a descansar en la piscina. Comíamos y a descansar. Cenábamos pronto y a descansar. Claro que descansar incluye tomarte una copita, alguna fiestecita que hicieron, etc. Te relajabas mucho y conocimos a un montón de gente genial.

Una vez que llegamos a Assuan, fuimos en Avión a Abu Simbel. Los templos que encontramos allí eran impresionantes. Hicimos la visita de rigor y asistimos al espectáculo de luz y color por la noche. De ahí, a otra motonave para hacer el crucero por el Nasser. Este crucero fue algo distinto, porque no vimos muchas cosas (apenas una visita al día, con el resto del tiempo libre), así que lo dedicamos a descansar. Llegamos de nuevo a Assuan y desde allí a El Cairo.

En el Cairo, teníamos sólo una mañana ocupada, dos tardes y un día completo libres. Contratamos lo que nos ofrecía la agencia: la ciudadela y la mezquita de alabastro, la ciudad de los muertos, el museo egipcio, el mercado de Al Khalilly, la pirámide escalonada, etc. Y por supuesto, las pirámides de Gizé.

El hotel de El Cairo fue el Conrad y merece la pena, mucho. Creo que eran 100 euros más (en total, los tres días) y la diferencia con el otro hotel era abismal (además de la happy hour de 17:00 a 19:00 con alcohol gratis!!). La motonave del Nilo era la Kahila, que no estaba nada mal. En el Nasser no había elección, sólo había una.

Egipto

Tags:

  1. Jose Luis’s avatar

    Que majoooooos!!!!!. Quien haría la foto?,jejejejeje!!!!.
    Un abrazo desde Sevilla

  2. miguelon’s avatar

    Un abrazo José Luis 🙂

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *