Sobre las chapuzas informáticas de Marca

Esta entrada es continuación de las dos últimas que he escrito:

Creo que España es un país de chapuzas. Y si no lo crees, busca “chapuzas a domicilio” y ¡sorpresa!:

¡Hay gente que paga anuncios con la palabra chapuza! ¡Hay un montón de negocios que usan la palabra chapuza como reclamo! Y si existe eso, es porque hay gente que demanda chapuzas.

Por ejemplo, tenemos Chapuzas a domicilio (dominio www.chapuzasadomicilio.es). Su página web ya es una chapuza, toda una declaración de intenciones:

Textos en inglés y en español, textos poco cuidados, contenido sin actualizar, contenido poco interesante, etc. Y sin embargo, ahí está, entre los 10 primeros en Google (pero es que, con ese nombre de dominio, si buscas “chapuzas a domicilio” y no apareces entre los 10 primeros, ya lo tienes que haber hecho muy, pero que muy mal, hasta una página vacía seguro que aparece en esa posición).

Pero ojo, cuidado: si esta web la ha hecho el dueño de chapuzasadomicilio.es en plan chapuza (hazlo tú mismo), enhorabuena, pero si ha pagado a alguien para que se la haga, y ese alguien se vende como diseñador web, entonces, le han tomado el pelo.

Pero es que, ¡hasta tenemos al chapuzas informático! Sí, como lo oyes, existe: El chapuzas informático. Vuelvo a repetirlo: si existe eso, es porque hay gente que demanda chapuzas informáticas.

He buscado la traducción de chapuza al inglés: Google Translator, WordReference y Reverso me dan el mismo resultado, “botched job”. He buscado con ese término en Google y no he encontrado ninguna empresa que lo use como reclamo.

Por tanto, comparado con otros países, España es un país de chapuzas, es un país en el que se práctica la chapuza y la gente demanda chapuzas. ¡Hasta tenemos unos héroes, Pepe Gotera y Otilio, cuyo eslogan era “chapuzas a domicilio!

No hay que avergonzarse de ello… España es un país en el que se tiran cabras vivas desde torres de iglesias, es un país en el que se persiguen toros con lanzas hasta que mueren, es un país en el que se colocan dos bolas de fuego en las astas de los toros, es un país en el que se deja y se fomenta que la gente corra delante de unos toros con riesgo de muerte (mientras que te pueden poner una multa si no llevas casco cuando circulas con una bicicleta).

No hay que avergonzarse de ello, ¿verdad? Pues tampoco hay que avergonzarse de que en España impera la chapuza. (Ahora alguien vendrá y dejará un comentario diciendo que “lo de los toros sobraba, que no tiene ningún sentido”)

Todo esto viene a propósito de mi comentario sobre los informáticos de Marca a raíz de que en la web Marca Running Series tienen un problema con las vocales acentuadas y la eñe:

Y como veremos a continuación, los informáticos de Marca tienen graves problemas con el juego de caracteres y aplican soluciones muy chapuceras.

[…]

Le sugiero a Marca y a sus informáticos que vean mis vídeos sobre el juego de caracteres, quizás aprendan algo y la próxima vez no serán chapuzas:

Vamos a ver… cuando tuve mi primer ordenador, un Commodore 64 allá por el año 1985, su teclado era inglés, y no podía escribir ni vocales acentuadas ni la eñe. Pero ahora estamos en el año 2012, lo de sólo usar los 128 caracteres de la tabla ASCII está superado.

Podría hacer un análisis de esa web de Marca y empezar a sacar más fallos… pero tengo obligaciones más importantes. Pero para muestra, un botón, y además, un botón relacionado con el juego de caracteres. Mira la siguiente captura de pantalla del código fuente de la página principal, ¡hay dos etiquetas meta charset, una con UTF-8 y otra con ISO-8859-1! Mira que he visto cosas raras, pero esto, esto es incomprensible… O eres UTF-8 o ISO-8859-1, pero las dos cosas a la vez, como que no.

José Antonio, un lector de este blog me dejó un comentario (sólo copio lo que me interesa comentar, puedes ver sus comentarios completos en El juego de caracteres, la pesadilla de los informáticos):

No soy de marca ni tengo relación alguna con ellos pero llamarles chapuceros sin conocer su situación…

Y luego me volvió a dejar otro comentario:

Y más cuando asocia Vd., informático con chapucero, siendo posible -como comenta- que no haya sido un informático quien haya hecho la web (por esto dije lo de no conocer la situación).

Bueno, yo soy informático, y no tengo ningún problema en reconocer que hay otros informáticos (y voy más allá) y otros profesores que son unos chapuceros. Nunca he entendido ese corporativismo que practican algunos gremios como los médicos, arquitectos, abogados y políticos. Me recuerda al consejo que se suele dar a los infieles (e “infielas”): “tú niégalo siempre, tú di que no, tú di que no es lo que parece, aunque te pillen con otra en la cama, si lo reconoces, estás perdido…” Quizás deberíamos aprender los informáticos de ellos, para hacernos igual de fuertes…

El problema de la web de Marca puede residir en un hecho importante y muy común: puede ser que esa web no la hayan hecho “informáticos de verdad”, sino el “sobrino” o el “primo” de alguien de Marca que sabe hacer páginas web, pero de eso ya hablaré mañana…