Materiales de autoayuda para la bulimia y otras dolencias

En una entrada anterior (“¿Conoces algún compañero/a con problemas con la comida?”), comentamos el caso de estudiantes que acuden a nuestros servicios de restauración en el campus, no a comer sino a todo lo contrario, “devolver”.

Los trastornos referidos a la conducta alimentaria, como la bulimia y la anorexia, están cada vez más presentes en las universidades. Los estudiantes se sienten bajo la mirada atenta de miles de ojos que juzgan su imagen, su popularidad, y piensan que deben estar perfectos para “pasar el examen“.

Elia Roca, psicóloga clínica en el Hospital Clínico Universitario de Valencia y profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia, pone a nuestra disposición numeroso material de autoayuda para estos casos. Presentando en especial la Terapia Cognitivo-Conductual de Fairburn (1) comouna de las técnicas más efectivas para su tratamiento.

En el artículo citado (1), Elia Roca, comenta:

  • Los estudios indican que un porcentaje no superior al 5% de los casos se encuentran en tratamiento.
  • La vergüenza, el sentimiento de culpa y el temor a que otras personas se enteren, suele influir en la búsqueda de ayuda, comenta Elia, así como la tendencia a minimizar el problema y la falta de confianza en que puedan hallar una ayuda eficaz.
  • Fairburn indica que la dieta estricta es a su vez un resultado y una causa de la Bulimia Nerviosa (Terapia Cognitivo-Conductual de Fairburn).
  • Una actitud, que es a su vez desencadenante y mantenedora de la BN, es la preocupación excesiva por la figura y el peso.
  • La baja autoestima y el perfeccionismo son rasgos significativamente relacionados con la BN. El perfeccionismo se convierte en factor de alto riesgo para este trastorno cuando se asocia a la percepción de sobrepeso (Joiner, Heatherben, Rudd y Smitdt, 1997).
  • Otro elemento que favorece el inicio y mantenimiento de la BN son los sesgos sistemáticos en el procesamiento de la información relacionada con la alimentación, el peso y la figura (Cooper y Todd, 1997).
  • También se han observado tasas particularmente elevadas de auto-evaluación negativa , en las personas que tiempo después desarrollan BN (Fairburn, Welch, Doll, et al, 1997).

Y sobre la efectividad de los tratamientos psicológicos, informa que varios estudios han comparado la eficacia diferencial de la TCC y de los antidepresivos (imipramina y fluoxetina). Los resultados son los siguientes:

  1. Al comparar la TCC con los fármacos, la TCC es significativamente superior (Wals, Hadigan, Devlin, et al, 1991; Agras, Rossiter, Arnow, et al, 1992; Leitenberg, Rosen, Wolf, et al, 1994).
  2. Al comparar el tratamiento combinado (fármacos más TCC) con medicación sola; es más eficaz el tratamiento combinado (Goldbloom, Olmsted, Dawis y Shaw, 1995; Leitenberg, Rosen, Wolf, et al, 1994; Walsh, Wilson, Loeb, et al, 1997).
  3. Al comparar la TCC a solas frente a la TCC más antidepresivos, no se ha hallado ninguna diferencia significativa en cuanto a reducción en los atracones y purgas en el tratamiento combinado (Agras et al, 1992; Goldbloom et al, 1995; Leitenberg, et al, 1994).
  4. Al comparar TCC más placebo con TCC más medicación no se hallaron diferencias significativas (Walsh, et al, 1997).
  5. Como señala Wilson (1996), la investigación realizada hasta el momento muestra claramente la superioridad de la TCC sobre los fármacos

 

¿Qué podemos hacer para ayudar a una persona con problemas de alimentación?

Cuanto antes se comience a tratar el problema, mejor pronóstico de curación.

Sugiérele que acuda a un centro especializado o que realice un cuestionario sencillo, de forma anónima y, si el resultado es positivo que no dude en pedir ayuda.

Si eres estudiante de la Universidad de Alicante, puedes acceder a Apoyo Estudiantes en UACloudCV, buscar en el menú de Asesor Psicológico y Psicopedagógico y realizar un cuestionario.

 

1 Elia Roca, Bernardino Roca: “La Bulimia Nerviosa y su Tratamiento: Terapia Cognitivo Conductual de Fairburn” [en línea] Colegio Oficial de Psicólogos Publicaciones y Materiales para la Psicoterapia <http://www.cop.es/colegiados/PV00520/pagina5.htm>  [Consulta 7 de agosto 2013]

 

X Encuentro de Servicios Psicológicos y Psicopedagógicos de las Universidades Españolas

Los próximos días 6 y 7 de junio de 2013 tendrá lugar el X Encuentro de Servicios Psicológicos y Psicopedagógicos de las Universidades Españolas en Salamanca.


Con el lema: “Los servicios psicopedagógicos y psicológicos universitarios: Retos y cometidos para el siglo XXI”, psicólogos de las Universidades Españolas tratarán temas sobre:

  • El trabajo cotidiano de los Servicios Psicológicos y Psicopedagógicos Universitarios.
  • Los Servicios Psicológicos y Psicopedagógicos Universitarios en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior: modelos, estructuras y funcionamiento*.
  • Los Servicios Psicológicos y Psicopedagógicos Universitarios en el contexto de los sistemas universitarios eficientes.

Asimismo, tendrá lugar la Asamblea General Ordinaria de la Asociación Española de Servicios Psicológicos y Psicopedagógicos Universitarios (AESPPU) que cuenta con uno de los psicólogos del CAE como Vicepresidente de la misma.

La AESPPU está dirigida a los profesionales que trabajan en servicios de apoyo, orientación y asesoramiento psicológico y/o psicopedagógico en Universidades Españolas y cuenta con unos Estatutos aprobados en el año 2009. Su Reglamentación Interna y normas de funcionamiento están a disposición de sus socios.

La inserción de los Servicios Psicológicos y Psicopedagógicos, contemplado en el proceso de Bolonia, en todas las Universidades del Estado, está sustentada entre otros por la Declaración de Bergen del año 2005 que expresa de forma clara que para garantizar la dimensión social del EEES es responsabilidad de los gobiernos adoptar medidas dirigidas a proveer de los servicios de “guidance” y “counselling” a los estudiantes.

¿Conoces algún/a compañero/a con problemas con la comida?

Si sabes de alguien que:

  • prescinde de las comidas
  • que está extremadamente preocupado por su imagen corporal
  • que está muy delgado
  • que se da atracones de comida
  • que vomita a menudo después de comer
  • que visita el frigorífico por las noches

Puede que tenga un problema grave de trastorno de alimentación.

Este trastorno tiene que ver con la Autoestima. Podemos entender la Autoestima como el juicio de valor que una persona hace en un momento dado teniendo en cuenta sus logros y su imagen corporal. Si en ese momento la persona no está satisfecha con sus resultados y su imagen personal, se encuentra en desequilibrio. El desequilibrio entre lo que uno quiere ser y cómo se ve realmente.

A veces, ese desequilibrio interno lo pagamos comiendo desproporcionadamente, atiborrándonos de dulce y privándonos de otros alimentos, o dejando de comer, bebiendo únicamente agua y dejándonos en el plato la mitad de lo poco que nos hemos servido del primer plato del menú.

Muchos estudiantes piensan que hay que hacer sacrificios para tener una buena imagen y gustar a los demás, para gustarnos a nosotros mismos, y desatienden su nutrición. De manera que la tasa de mortalidad en personas con problemas de anorexia (reducción importante de ingesta de alimentos) es un 18% mayor que entre los que no la tienen. Y los estudiantes que reciben tratamiento por trastorno de alimentación es menor del 13%

Para alcanzar el objetivo todo vale.

  • Si es necesario encerrarse en casa para que no te vean, pues uno se encierra y no sale. Aunque a los amigos les parezca extraño.
  • Si uno se levanta y se ve un poco de michelín en el espejo, pues se hunde ya de buena mañana.
  • Si los exámenes, prácticas, problemas, trabajos en grupo no salen como esperaba, mal asunto, todo va mal. Hipersensibilidad al fracaso.
  • Si por tomar una bolsa de patatas antes del plato de caliente del menú, se piensa que se ha saltado inexcusablemente la dieta y no se puede tomar el plato caliente, pues se deja. Denota miedo a engordar.

Ese es el caldo de cultivo del trastorno de la alimentación.

Las personas con este trastorno, además tienen más probabilidades de padecer depresión, ansiedad y abuso de sustancias que otros que no lo tienen.

¿Qué podemos hacer para ayudar a una persona con problemas de alimentación?

La American Psychological Association nos da información importante sobre el trastorno. Entre otras cosas afirma que cuanto antes se comience a tratar el problema, mejor pronóstico de curación.

Sugiérele que acuda a un centro especializado o que realice un cuestionario sencillo, de forma anónima y, si el resultado es positivo que no dude en pedir ayuda.

Si eres estudiante de la Universidad de Alicante, puedes acceder a la Oficina Virtual del CAE, buscar en el menú de Asesor Psicológico y Psicopedagógico y realizar un cuestionario.

Recursos externos a la Universidad de Alicante

Alcoholismo o cómo evitar que te pisotee un elefante en la salita de estar

Todos conocemos algunos de los efectos del Alcohol. Hay mucha información en todas partes sobre sus efectos negativos.

¿Pero qué hacer cuando un ser querido tiene el problema, alguien con quien convives que ves todos los días?

Los expertos dicen que es como convivir con un elefante en la sala de estar. Nadie quiere hablar del tema, pero continuamente te empuja y te hace la vida imposible en el salón, sin parar de romper cosas y sin poder mirar a otra parte, porque allí donde mires se encuentra un problema por su causa.

Poco a poco, situaciones en las que nos vemos envueltos se complican, se enredan, se deja de cumplir con las tareas asumidas y las relaciones se van degradando cada vez más, hasta que nos exige un esfuerzo extra el tener que suplir las carencias de quien consume alcohol en casa. Luego, al estar desbordados por las tareas domésticas, descuidamos nuestras obligaciones, nuestros objetivos y entonces todo parece venirse abajo.

Esta situación, generalmente, es demasiado grande, tanto como un patoso elefante rosa en el salón, como para tratar de manejarla uno mismo solamente .

Existen multitud de recursos a nuestro alcance para sobrellevar esta carga, sirvan como ejemplo los siguientes:

Como norma general, se recomienda:

  1. No adaptarnos a la situación y esperar a que se solucione por sí sola
  2. Informarnos de la adicción al alcohol y de los servicios de ayuda
  3. Intentar mantener las costumbres sanas del hogar y las que marque el sentido común
  4. Tener paciencia, muestrar apoyo y comprensión a la persona que padece la adicción, insistiendo en la necesidad de acudir a tratamiento
  5. Recibir uno mismo asesoramiento profesional

Para abordar el tema con el familiar:

  • Escoger un momento de distensión familiar
  • Disponer de folletos, información sobre el tema y de sitios donde acudir
  • Ofrecer apoyo incondicional sin presionar excesivamente
  • Dejar claro que la decisión es suya pero ofrecer ayuda en cualquier momento

 

Pensamientos preocupantes

Entender los pensamientos preocupantes

Los pensamientos preocupantes tienen unas características particulares. Suelen adoptar la forma de preguntas que empiezan con “¿Y si…” y tienden a ser negativos en vez de positivos.

Ejemplos de este tipo de pensamientos son:

“¿Y si no sé que decir?” o “¿Y si suspendo el examen?”

Además, los pensamientos preocupantes tienden a empeorar hasta el punto de que la persona pasa a esperar no sólo cosas malas, sino la peor cosa posible. Y tienden a manifestarse en los momentos más inoportunos: en clase, cuando vamos a estudiar, cuando nos acostamos, …

Cuando una persona con pensamientos preocupantes, irracionales, piensa en la posibilidad de que el profesor le pregunte en clase, lo más probable es que le venga a la mente pensamientos del tipo:

 

“¿Y si contesto mal?” o “¿Y si me equivoco?” o “¿Y si hago el ridículo?”

También puede tener pensamientos como:

“No puedo hacerlo. Es demasiado difícil y me impone demasiado. Meteré la pata. Lo haré mal.”

A menudo, el lenguaje interno todavía empeora más la ansiedad y perpetúa el patrón de evitación de las situaciones temidas. Los principales mensajes que la gente con fobia social se envía a sí misma son:

“Me da demasiado miedo” y “No lo puedo afrontar”

Los psicoterapeutas pueden ayudar a las personas que tienen este problema a identificar y examinar esos pensamientos. Por ejemplo, un estudiante a quien le preocupa que el profesor le pregunte en clase, puede analizar qué probabilidades tiene de dar una respuesta incorrecta. Si se da cuenta de que suele saberse la respuesta, será bastante improbable que se equivoque.

El examen de esos pensamientos conlleva valorar la validez y la polaridad de los mismos. La validez hace referencia a saber si son pensamientos relacionados directamente con la situación que se está considerando, si son relevantes para lo que estamos tratando. La polaridad hace referencia a su valencia positiva, negativa o neutra, es decir si nos ayudan a resolver la situación (polaridad positiva), si no nos ayudan (polaridad negativa) o si no afectan (neutra).

Seguidamente, el terapeuta puede trabajar con el estudiante sobre cómo afrontar la situación en el caso de que efectivamente dé una respuesta incorrecta y cómo sustituir los pensamientos de preocupación por otros de calma y tranquilidad cuando tenga que afrontar situaciones sociales estresantes.

Por ejemplo, se puede imaginar qué le diría a un amigo que necesita que lo tranquilicen, y aprender a decírselo a sí mismo.

De ahí, en adelante, el trabajo más importante continua con la búsqueda de pensamientos positivos que sustituyan a los negativos y a los neutros. Han de ser creidos por cada persona y por tanto, han de trabajarse y asumirse por cada uno, porque a fin de cuentas, actuamos siguiendo nuestras creencias.

Si la situación se cronifica y extiende peligrosamente a diversos ámbitos se llega a hablar de fobia social. A veces se utilizan unos medicamentos que ayudan a regular los niveles de serotonina (una sustancia química presente en el cerebro que ayuda a trasmitir mensajes eléctricos relacionados con el estado de ánimo). Pero nunca se debe automedicar uno mismo. Los medicamentos se han de tomar bajo prescripción médica siempre. Incluso los que parecen inocuos.

¿Cómo te las ingenias tú para manejar los pensamientos negativos? ¿Cuáles son las estrategias que mejor te funcionan?

Anímate a dejarnos tus impresiones en los comentarios.