II Historia

Fig 1: Mapa de la Guerra Civil en 1939. Villarrobledo aparece representado en el punto rojo.

Fig 1: Mapa de la Guerra Civil en 1939. Villarrobledo aparece representado en el punto rojo.

Villarrobledo es un municipio de la provincia de Albacete, en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha. Surgido del abandono de Villarejo de San Nicolás durante el siglo XIV, obtuvo el título de Villa en el año 1440 de mano del Rey Juan II de Castilla y obtuvo el título de Ciudad en el año 1929 de mano del Rey Alfonso XIII.

Es un municipio de base agraria, en el que destaca por su amplia producción de vid (se le ha denominado el término municipal con más vides cultivadas del mundo) y vino. Junto a estos sectores se desarrolló de forma extraordinaria la tinajería, la labor consistente en elaborar recipientes para contener vino (tinajas), hoy en día esta actividad es meramente un arte en manos de unas pocas familias y en el municipio hay un orgullo general a esta tradición.

Comúnmente se ha conocido al municipio con el sobrenombre del “Granero de Castilla”, ante el dicho de que sus cosechas “abastecían” a todo el reino (lo que sí es cierto, abastecía una buena parte) y durante el siglo XX, se le llamó la “Numancia de Villarrobledo” por los hechos acontecidos en octubre de 1934.

El inicio de la Guerra Civil producido con el Alzamiento del 18 de julio de 1936, tuvo una repercusión violenta en el municipio pues la guardia civil tomó el ayuntamiento mostrándose contraria a la República, llegando en los días posteriores grupos de militantes de izquierdas que el día 25 de julio expulsaron a los sublevados y ejecutaron a los sublevados en un lugar conocido como “la zanja”. Posteriormente, conforme al transcurso de la guerra, se iniciaron procesos de violencia en el municipio entre los partidarios del Alzamiento y los partidarios de la República, fueron también frecuentes los hechos de depuración de funcionarios y ejecuciones de sectores afines al Bando sublevado, los cuales eran enviados a Ocaña (Madrid) para ser fusilados. El clero no se libró tampoco de destrozos pues numerosas imágenes religiosas se perdieron (sobrevivieron pocas imágenes que hoy se exponen con orgullo en la Semana Santa), las iglesias locales fueron saqueadas y algunas hasta incendiadas.

Siendo Castilla-La Mancha, uno de los últimos territorios en caer en manos rebeldes (muchos historiadores coinciden en llamar a Castilla-La Mancha como “La tierra olvidada”, pues ni republicanos, ni nacionales hicieron grandes proyectos de desarrollo en

Última acta del gobierno Republicano de Villarrobledo

Última acta del gobierno Republicano de Villarrobledo

la región, digno de mención es que en pequeños municipios de La Mancha se diera la existencia de pequeñas comunidades anarquistas que permanecieron ajenas al desarrollo de la guerra), pues la última acta del gobierno republicano de Villarrobledo es del día 20 de marzo de 1939, el municipio cayó a favor de los rebeldes poco después. Digno de mención es el bombardeo de Albacete por la aviación italiana, pues en Albacete se guarnecían las Brigadas Internacionales, y dicho bombardeo dejó a Albacete sumido en la ruina.

Una vez instaurado el Régimen Franquista en Villarrobledo (la primera acta del Régimen es del 27 de mayo de 1939, se desconoce por qué es en esa fecha), se propuso reconstruir el municipio, principalmente las iglesias y el mercado de abastos, en el que se dieron en alquiler garitas a múltiples propietarios, también es común la apertura de un nuevo Cementerio Municipal y la asignación de nichos a propietarios. Es común también ver las cuentas en las que se destinan cantidades ingentes de dinero a reparaciones del municipio y su limpieza.

La depuración de funcionarios, restauración de aquellos funcionarios destituidos por su lealtad al Alzamiento de 1936 y la indemnización a viudas y huérfanos de los “Asesinados por la Horda Roja” son también muy frecuentes, sobre todo durante los meses de 1939,

Una de las actas de depuración, en la que se dice textualmente: "abono de haberes a los funcionarios destituidos por los rojos"

Una de las actas de depuración, en la que se dice textualmente: “abono de haberes a los funcionarios destituidos por los rojos”

luego estos actos dejarán de ser frecuentes, pero se seguirán produciendo.Siendo una represión feroz y contundente, el mismo trágico suceso de la “Zanja de 1936”, se produjo en los “Barreros” el 16 de abril de 1939, donde se produjo un fusilamiento masivo de aquellos afines a la República.

Como he dicho antes fueron también frecuentes las indemnizaciones a las viudas y huérfanos de los caídos del Bando Nacional.

Posteriormente, en las actas se ven proyectos en los que piden préstamos al Banco Nacional de España y al Banco Provincial de Albacete, para proyectos de reconstrucción del municipio. Se creó también la cofradía de Santa María de la Victoria para las procesiones de Semana Santa.

 "se requiere toda la participación provincial para regalar una espada a nuestro Glorioso Caudillo por el día de su cumpleaños en Nacional Homenaje..."

“se requiere toda la participación provincial para regalar una espada a nuestro Glorioso Caudillo por el día de su cumpleaños en Nacional Homenaje…”

Digno de mención es que en las actas previas al día 4 de diciembre de 1939 se hace la

proposición de un gasto público en el que se le regalará al General Franco una espada y un retrato por su cumpleaños. Para rendir un “Nacional Homenaje”.

En los años siguientes, Villarrobledo experimentaría un lento crecimiento, propiciado por las industrias destinadas al sector de la agricultura de la vid y la potenciación de este tipo de cultivos, durante las décadas de los años 70 y 80.

Bibliografía:

Hugh, Thomas. La Guerra Civil Española. Ruedo ibérico, edición corregida y aumentada 1967, Madrid.

Ortiz Heras, Manuel. La Guerra Civil en Castilla-La Mancha. De El Alcázar a los Llanos. Biblioteca Añil, 1999, Madrid.

Sánchez Moreno Antonio. Violencia y Primer Franquismo en Villarrobledo (1930-1948). Impresión Gravisal, 2007, Villarrobledo.

Fig1: Hugh, Thomas. La Guerra Civil Española. Ruedo ibérico, edición corregida y aumentada 1967, Madrid. Página 287.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *