Home » Valencia – Monasterio de San Miguel de los Reyes (IV)

Valencia – Monasterio de San Miguel de los Reyes (IV)

Azul es nuestro horizonte y nuestro cielo. Así que las cúpulas de nuestras iglesias no podían ser de otro color.

Monasterio de San Miguel de los Reyes, Valencia

Monasterio de San Miguel de los Reyes, Valencia

El monasterio de San Miguel de los Reyes se sitúa en el barrio de Els Orriols de la ciudad de Valencia. Fundado en el siglo XVI por el duque de Calabria sobre un antiguo monasterio de la Orden del Císter, sus obras comenzaron el año 1548, bajo proyecto del arquitecto Alonso de Covarrubias y Juan de Vidaña.

Se trata de una obra muy importante del Renacimiento valenciano, que se asocia directamente al estilo escurialense. Si bien El Escorial fue proyectado y construido casi en su totalidad por Juan de Herrera, y este monasterio valenciano por Alonso de Covarrubias, los principios arquitectónicos son muy similares y algunos autores lo han considerado precedente de aquel. Además, el monasterio de San Miguel de los Reyes posee una copia muy similar del claustro de los Evangelistas del Monasterio de El Escorial, lo que muestra las relaciones de influencia que entre ambos existían.

Claustro del Monasterio de San Miguel de los Reyes, Valencia

Claustro del Monasterio de San Miguel de los Reyes, Valencia

Sin alcanzar las dimensiones de El Escorial o del Convento de Santo Domingo de Orihuela, este complejo monástico se yergue monumental, digno, austero y recio sobre la huerta valenciana. Entre las típicas barracas, esta mole de sillares de piedra resultaría sorprendente para todos los humildes campesinos, poco acostumbrados a este tipo de obras, más propias de Castilla y la corte austríaca que del Reino de Valencia.

No obstante, esta obra posee un elemento totalmente identificador. Ningún castellano tomaría esta obra por propia de sus tierras. Tampoco gustaría a Carlos I o Felipe II, por uno de sus detalles más peculiares; uno de los detalles que particularizan gran parte de las construcciones religiosas levantinas. Aquí, en Valencia, Alicante, Castellón, nos gusta el color azul. El azul es el color del mar, el del cielo, en días claros. Azul es nuestro horizonte y nuestro cielo. Así que las cúpulas de nuestras iglesias no podían ser de otro color.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.