Los carteles de Adrián Bornas Alcázar corresponden a las  fases del ejercicio en las que se va variando desde el tamaño, posición y grosor de la tipografía hasta la introducción de variantes como el color rojo.