Una generación brillante de físicos húngaros: los «marcianos» de la ciencia

Hubo una generación realmente brillante de físicos húngaros que trabajaron en el siglo XX y que forman parte de un conjunto de científicos de este país conocidos como los «marcianos» de la ciencia. Todos ellos nacieron entre 1879 y 1908 en Budapest, Hungría -un país que hoy en día tiene apenas unos diez millones de habitantes-, perteneciente en aquella época a la Monarquía dual del Imperio Austro-Húngaro, gobernada por el emperador Francisco José I de Austria (1830-1916), que estuvo casado con la emperatriz Sissi (1837-1898) (muy conocida por varias películas protagonizadas por la actriz Romy Schneider) y por la cual se conoce como “palmera imperial” a la palmera más famosa de Elche (Alicante) y joya del Huerto del Cura de esta ciudad, huerto que fue visitado por la emperatriz “Sissi” en el año 1894.

Palmera Imperial. Huerto del Cura, Elche.

Entre los húngaros notables de esa generación se encuentran el físico Dennis Gabor (1900-1979) –Premio Nobel de Física en 1971 por la invención de la holografía–, el biofísico  Georg von Békésy (1899-1972) –Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1961 por sus contribuciones en el campo de la física de la audición–, el ingeniero y físico Theodore von Kárman (1881-1963) –investigador en aerodinámica, aeronáutica y astronáutica–, el pionero de la informática John von Neumann (1903-1957), y los físicos nucleares Leo Szilard (1989-1964) –que contribuyó decisivamente al desarrollo del Proyecto Manhattan–, Edward Teller (1908-2003) –conocido como el “padre de la bomba de hidrógeno”– y Eugene Wigner (1902-1995) –Premio Nobel de Física en 1963 por sus contribuciones en teoría nuclear, partículas elementales y principios de simetría–. Como curiosidad, Gabor, von Karman, von Neumann, Szilard, Teller y Wigner nacieron en el mismo barrio de Budapest.  Todos ellos emigraron antes de la Segunda Guerra Mundial a los Estados Unidos, a excepción de Gabor que lo hizo a Inglaterra, donde inventó la holografía en 1947.

hungaros

Dos de ellos hicieron contribuciones relacionadas con la “ingeniería en sonido e imagen”: Békésy en el campo del “sonido” y Gabor en el de la “imagen” . Otro de ellos, von Kárman, participó en el estudio de las causas del derrumbe del puente de Tacoma (Estados Unidos) inducido por el viento en noviembre de 1940. Este científico, director entonces del Guggenheim Aeronautical Laboratory, fue miembro del comité de investigación del colapso de este puente.

Para terminar, una cita sobre este tema. En una ocasión, el físico Enrico Fermi (1901-1954) –Premio Nobel de Física en 1938– estaba charlando con su amigo y colega, el físico húngaro Leo Szilard, y le formuló la siguiente pregunta:

El Universo es vasto, contiene miriadas de estrellas, muchas de ellas no muy diferentes a nuestro Sol. Muchas de esas estrellas tienen planetas girando alrededor de ellas. Una pequeña fracción de estos planetas tendrá agua líquida en su superficie y una atmósfera gaseosa. La energía que les llega de una estrella dará lugar a la síntesis de compuestos orgánicos; que se unirán para formar sistemas autorreproductores. El ser vivo más simple evolucionará por selección natural y dará lugar a sistemas más complejos y emergerán criaturas pensantes. Luego vienen la civilización, la ciencia y la tecnología. Esos individuos viajan hacia otros planetas y otras estrellas, y terminan por colonizar toda la galaxia. Evidentemente, gente tan excepcional y maravillosamente evolucionada debe de sentirse atraída por un lugar tan bello como la Tierra. Entonces, [Fermi planteó uno de sus enigmas favoritos‘si realmente ocurrió de tal modo, debieron desembarcar en la Tierra, pero ¿dónde está esa gente?’

La respuesta de Leo Szilard, una persona con un pícaro sentido del humor, fue la siguiente:

Están entre nosotros, pero dicen llamarse húngaros.                                                 

(“They are among us, but they call themselves hungarians”.)

,

S. Picó, “La Palmera Imperial y mucho más”, La Verdad de Alicante, 4 de septiembre de 2012.

S. F. Johnston, “From white elephant to Nobel Prize: Dennis Gabor’s wavefront reconstruction”, Historical Studies in the Physical and Biological Sciences, Vol. 36, Nº 1, 35-70 (2005).

S. F. Johnston, Holographic Visions. A History of New Science (Oxford University Press, Oxford 2006).

A. Beléndez, Dennis Gabor, “padre de la holografía”, OpenMind, 5 de junio de 2015.

G. Marx, “The myth of the martians and the golden age of Hungarian science”, Science & Education, Vol. 5, Nº 3, 225-234 (1996).

I. Hargittai, The Martians of Science: Five physicists who changed the twentieth century (Oxford University Press, Oxford 2006).

L. Kovács Sr., “Budapest: A Random Walk in Science and Culture”, Physics in Perspectiva, Vol. 5, Nº 3, 310-348 (2003).

About Augusto Beléndez

Catedrático de Física Aplicada en el Departamento de Física, Ingeniería de Sistemas y Teoría de la Señal de la Universidad de Alicante. Miembro del Instituto Universitario de Física Aplicada a las Ciencias y las Tecnologías (IUFACyT) así como del Grupo de Investigación "Holografía y Procesado Óptico" (GHPO) y del Grupo de Innovación Tecnológica-Educativa "Física, Óptica y Telecomunicaciones" (GITE-FOT). Miembro de la RSEF y SEDOPTICA. Senior member de la OSA y Fellow member del SPIE. -- Full Professor of Applied Physics in the Department of Physics, Systems Engineering and Signal Theory at the University of Alicante (Spain). Member of the University Institute of Physics Applied to Sciences and Technologies (IUFACyT) as well as the Research Group "Holography and Optical Processing" (GHPO) and the Technological-Educational Innovation Group "Physics, Optics and Telecommunications" (GITE-FOT). Member of the RSEF and SEDOPTICA. OSA Senior member and SPIE Fellow.
This entry was posted in Divulgación, Historia de la Física, Temas and tagged , , , , . Bookmark the permalink.