Categories
Sin categoría

¿Hemos entendido las reglas del juego?

Para ganar una partida, tienes que tener claras las reglas del juego. Además de las reglas, tienes que conocer las estrategias. Pero vamos a las reglas de esta partida.

Primero, ¿cuál es el tablero de juego?:

Si uno ve los mapas, las representaciones gráficas de las estadísticas y los análisis que se están publicado no hay una pandemia, sino múltiples pandemias, una por país. No. El tablero es global. Esto significa que ahora lo que más nos debe estar preocupando no es lo que ocurre en nuestro país, sino lo que ocurre en todo el mundo. Qué va a ocurrir en países como Indonesia, India, Brasil… o USA, donde la crisis empieza a visualizarse (con mucho sistema oculto: muchos casos no diagnosticados).

Un aprendizaje de cara a futuras crisis. Las capacidades de los diferentes países para afrontar esto han sido muy desiguales, tanto para las estrategias de contención, como las de mitigación.

¿Si el tablero es global, son buenas las estrategias nacionales?

Las estrategias nacionales están dando buenos resultados en los países que se han revelado capaces para afrontar la crisis (China, Corea, Taiwan, Singapur…). Todos ellos entendieron que las estrategias de contención y mitigación debían combinarse desde el principio, pero pueden encontrarse con un efecto rebote conforme la pandemia se extiende por sus vecinos. Es decir, las estrategias nacionales son necesarias, pero pueden no ser suficientes.

Un error clave: muchos países centraron sus esfuerzos diagnósticos iniciales en vincular los casos con determinados países de origen. La perspectiva de la epidemia empezó a cambiar cuando se aplicaban los test a perfiles sin ese contacto “externo”. Ahora sabemos que ha podido haber trasmisión “interna” desde muy pronto.

¿Cuál es el centro del tablero?

En la mayoría de los juegos de estrategia la clave es dominar el centro del tablero. En el tablero global nadie dudaría poner en el centro a los Estados Unidos. En la Guerra Fría también poníamos a Rusia. En ese centro también está China y Europa.

Pues bien, Estados Unidos está pasando rápidamente al primer puesto de afectados. Si no lo ha hecho ya es probablemente por la incapacidad que ha mostrado hasta la fecha para extender las pruebas de diagnóstico (se parece a Irán). Tampoco ha adoptado medidas claras de contención y su presidente se ha dedicado a negar el problema, a dar la mano, a criticar a la oposición (tío, eres el presidente, son ellos lo que te tienen que criticar), a designar a personal no preparado para dirigir la crisis y a obviar las recomendaciones de su excelente Center for Disease Control. Por este camino, se podría llegar a las estimaciones que hablan de más de un millón de muertos en Estados Unidos.

Rusia dice tener 34 casos, todos importados. Es lo que pasa cuando solo analizas a los que vienen de fuera o cuando directamente mientes.

China fue foco de la crisis, pero parece reforzada por el aprendizaje que ha adquirido en la gestión de la (primera) oleada que ha recibido.

Europa está metida en la formación de la ola (fase ascendente de su curva epidémica), con respuestas muy desiguales de sus países miembros (el Reino Unido presenta una estrategia a la Donald Trump).

En definitiva, evolucione como evolucione esto, el centro del tablero va a temblar. Puede haber una reubicación de los jugadores, pero sobre todo, los impactos de lo que ocurre en el centro serán drásticos para el resto del mundo, tanto en términos epidemiológicos como sociales (esto es, económicos, políticos, culturales, militares).

Image

¿Qué ocurre en los laterales del tablero?

Hablaba de Indonesia, India, Brasil… y, por supuesto, Irán, Iraq, Arabia Saudí, Turquía… Aunque el sistema de comunicación global solo nos informa del centro del tablero, la partida se está jugando en todas partes. Es pandemia y todos los países van a participar de ella. Los movimientos, de nuevo, van a ser enormes.

¿Cómo se combinan las pautas de gobernanza y las pautas epidemiológicas?

Por lo que se sabe hasta la fecha del comportamiento de esta epidemia se expande exponencialmente a menos que se produzca una alteración importante de las pautas de interacción social (incremento de la distancia social), un uso eficiente de los recursos (sobre todo los del sistema de salud, pero combinados con tecnología, acción gubernamental, acción comunicativa y educativa, etc.) y se cuente con una alto nivel de concienciación y colaboración por parte de la población. Con todo ello se logra vencer la curva y con ello reducir la mortalidad catastrófica y la expansión de la enfermedad. Varios países lo están consiguiendo y varios lo estamos empezando a intentar. Las razones que fundamentan dicha estrategia es:

  • La constatación de que puede haber contagio antes de que los pacientes muestren síntomas, lo que favorece la trasmisión comunitaria y dificulta las estrategias de contención.
  • La admisión de que la epidemia no se debe tratar como una enfermedad importada (ya hay casos en la comunidad).
  • Las complicaciones que presenta la enfermedad para un porcentaje pequeño de los afectados, que llevan a requerir tratamiento médico intensivo (ventiladores, etc.)
  • La limitada capacidad de los servicios de salud para multiplicar varias veces su actual capacidad para atender la demanda anterior.
  • La alta mortalidad en caso de que dichos pacientes no sean atendidos (o de que no sean atendidos los pacientes con otras enfermedades para atender a aquellos).

Los países que no optan por la estrategia de la mitigación (hasta ahora USA, UK, Rusia, y, en general, los que presentan cifras bajas) se basan en la idea de que:

  • Los casos son importados. Negando los datos internos.
  • La partida no les afecta (“pues yo no juego”=cierro la frontera).
  • La economía debe continuar.
  • No tenemos capacidad (esta no se dice y se usa cualquiera de las anteriores)

La cuestión es cómo va a reaccionar la ciudadanía en cada caso, esto es, cuando sepan, elija la que quiera: a) que les mienten, b) que priorizan otros aspectos frente a la vida de los suyos, c) que no saben gobernar, d) que la economía no continua, e) que todas las anteriores son ciertas.

De manera torpe, lo que trato de decir es:

  • Hay una geopolítica de la epidemia y el tablero global se mueve.
  • Nuestras sociedades dejaron hace tiempo de ser nacionales. Son globales (podría decir “es global”, pero prefiero la paradoja).
  • Juguemos la partida que se está jugando: la respuesta a esta crisis es social, por tanto global, necesariamente innovadora.

3 replies on “¿Hemos entendido las reglas del juego?”

Esta situación exige de la necesaria actuación de toda la escala de actores individuales y sociales locales y globales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.