Categories
Sin categoría

Innovación social a la coreana para salvar vidas

Corea del Sur está resultando ser un caso de éxito en el control de la epidemia. Junto con China es uno de los pocos países que ha dado la vuelta a su curva epidemiológica.

This graphic, provided by the Korea Centers for Disease Control and Prevention (KCDC) on March 11, 2020, shows daily new confirmed cases of the novel coronavirus and total infections in South Korea. (PHOTO NOT FOR SALE) (Yonhap)

Fuente: Korean Center for Disease Control, 11/3/2020

Es uno de los países con mejores datos de mortalidad (la case-fatality-ratio más baja, por debajo del 1%), qué más esfuerzo diagnóstico ha hecho (con más pruebas por 100.000 habitantes, lo que también influye en el denominador de la CFR), pero también uno de los países que a pesar del tamaño de la epidemia ha podido ofrecer mejor tratamiento médico (porque no se han desbordado sus servicios).

¿Cómo lo está consiguiendo? En parte con innovaciones como la “drive-thru clinic” algo así como la “auto-clínica”.

Medical staff get samples at the "drive-thru" testing facility in the administrative city of Sejong on Feb. 26, 2020. (Yonhap)

El sistema es sencillo:

  • Han diseñado una app para que solicites el diagnóstico (de manera que no tienes que llamar a un número  y así no saturas el call centre).
  • Te dan una cita y te señalan un lugar.
  • Acudes al lugar en coche (creo que el sistema se podría mejorar permitiendo también acudir en bici, con el fin de hacerlo más inclusivo y para no contaminar el interior de un coche, pero eso es otra historia).
  • Te toman las muestras dentro del coche, con bajo riesgo para los sanitarios que las toman.
  • Te envían el resultado por el móvil y te dan instrucciones.

Por supuesto, esto no es más que una de las innovaciones de Corea del Sur, que mezclada con otras, explica su éxito.

Otra de las ventajas es que no se pone a otras personas en riesgo (pues no hay contactos en un centro de salud).

El tema es que es tecnológicamente muy viable en países con poco avance tecnológico como el nuestro: no hace falta tener la marca Samsung, sino que únicamente hace falta saber programar una app, tener población con móviles y gente con coche (o bicis).

Pensemos creativamente para hacer el mejor aprovechamiento posible de nuestros recursos. Aprendamos a incorporar la tecnología disponible para buscar soluciones a los problemas que tenemos. Exploremos los límites de la innovación social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.